Permitir el vertido de etilenglicol durante doce días en un parque ha sido una grave negligencia

Home / Ecología / Permitir el vertido de etilenglicol durante doce días en un parque ha sido una grave negligencia
Permitir el vertido de etilenglicol durante doce días en un parque ha sido una grave negligencia

  • Ecologistas en Acción califica de negligente la actitud de delegado del Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid y anuncia que hará seguimiento del estado del entorno afectado por los vertidos de etilenglicol.
  • La Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades (ATSDR) de Estados Unidos, considera el etilenglicol como una sustancia tóxica, en contra de lo que afirmó el delegado del Área de Medio Ambiente, Borja Carabante.
  • Si se produjera algún problema ambiental o de salud, la organización denunciará los hechos ante la Fiscalía de Medio Ambiente.

Desde el día 10 de enero, las personas que transitan por el Parque de Berlín, en el distrito de Chamartín, en Madrid, alertaron de la presencia de un líquido, denso de color verdoso. El vertido era visible en diferentes charcos o en la arena, en varias zonas del Parque, algunas próximas a zonas de juegos infantiles. Las primeras personas que alertaron de estos hechos desconocían de qué sustancia se trataba.

Posteriormente se supo que se trataba de etilenglicol, un agente sintético que tiene diferentes usos, entre ellos como anticongelante. Esta sustancia procedía de la pista de hielo que se había instalada en esta zona verde durante el periodo navideño. Las instalaciones se deberían haber desmantelado el 9 de enero, pero no fue así.

El 11 de enero, tras quejas vecinales, se acordona la zona con una cinta de plástico, balizado de seguridad según el Ayuntamiento de Madrid, que no impide el acceso a zonas contaminadas de mascotas o niños, llegando de hecho un perro a intoxicarse.

El 23 de enero la instalación de hielo seguía en el parque, y el líquido había vuelto a resurgir con las lluvias a pesar de la limpieza, que a todas luces debió ser superficial, que hizo el Selur a partir de las primeras denuncias. Además en la zona había bidones y depósitos con etilenglicol al alcance de cualquier persona.

El delegado del Área de Medio Ambiente, Borja Carabante ante estos episodios, se jactó de que la empresa adjudicataria pagaría los costes de la limpieza más concienzuda del área contaminada e insistió que no es un producto tóxico.

Ecologistas en Acción considera que la actitud del Delegado de Medio Ambiente fue negligente por no tomar las medidas oportunas desde el primer día que se recibieron denuncias. Por contra se permitió que durante doce días el vertido permaneciera en el parque en zonas de riesgo para menores y mascotas. La Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades (ATSDR) de Estados Unidos, considera el etilenglicol como una sustancia tóxica, en contra de lo que afirmó Borja Carabante. La toxicidad depende de la exposición al producto y de la duración.

El vertido de etilenglicol ha estado en contacto con la tierra y el agua durante doce días en un espacio público, ha sido absorbido en la tierra del parque, disuelto en el agua de lluvia se ha diluido por el alcantarillado. La empresa fue responsable por no tomar medidas para que no se produjera el vertido y por no retirar las instalaciones en la fecha acordada, pero el delegado del Área de Medio Ambiente con su desidia permitió que el problema se prolongara durante casi dos semanas, a pesar de las denuncias del vecindario.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published.