Madrid.- 1 de diciembre de 2022. Un millón de especies está en peligro de extinción en todo el mundo. En medio de la sexta extinción masiva de toda la vida en el planeta y con la reciente crisis de la COVID-19 se acerca la próxima reunión COP15 del Convenio de Diversidad Biológica de la ONU (CBD), que se celebrará en Montreal, del 7 al 19 de diciembre. El objetivo de la cumbre es conseguir nada menos que un nuevo acuerdo global sobre cómo detener la crisis de biodiversidad en los próximos diez años: un nuevo Acuerdo para la Naturaleza.

La CBD es una convención ratificada por 196 gobiernos de todo el mundo. Su objetivo es proteger la biodiversidad. Se originó al mismo tiempo que la convención climática de la ONU en la Cumbre de la Tierra de Río de 1992. Representa la mejor oportunidad para proteger la biodiversidad a nivel mundial y detener la crisis de pérdida de biodiversidad y las extinciones masivas que amenazan a toda la vida en la Tierra.

Se trata de una cita crucial y lleva sin celebrarse de forma presencial dos años debido a la crisis mundial de la COVID-19. Paradójicamente, una pandemia cuyo origen se relaciona con la destrucción de la biodiversidad: la deforestación o el tráfico ilegal de especies exponen al ser humano a patógenos con los que antes no había contacto, generando enfermedades zoonóticas, lo conocido como “zoonosis”. A pesar de la importancia de esta cumbre internacional, sigue siendo relativamente desconocida por la sociedad, lo que supone un riesgo grave de perder la oportunidad de que se alcancen los acuerdos necesarios.

“Cuando hablamos de proteger la biodiversidad estamos hablando de la salud del planeta, de nuestra propia supervivencia. Mantener los ciclos vitales, estructura, funciones y procesos tan vitales como la purificación del agua y aire, la polinización natural, la mitigación de los eventos climáticos extremos, la prevención de pandemias, etc.”, ha explicado Mónica Parrilla, responsable de la campaña de bosques de Greenpeace España.

Perder la biodiversidad es algo irremplazable y protegerla es protegernos

El papel clave de la UE
La UE y los países europeos a menudo desempeñan un papel decisivo en la forja de nuevos acuerdos globales con posiciones ambiciosas para la protección de la naturaleza global. Europa tiene un historial de casos de destrucción de la biodiversidad, se ha esforzado en establecer compromisos, pero es necesario que sean vinculantes y que se cumplan. Todos los ojos estarán puestos en lo/as líderes europeos en la COP15 de Biodiversidad de las Naciones Unidas, también será importante que se mantenga esa atención cuando regresen a sus países, ya que la UE no alcanzó sus propios objetivos para 2020 para la protección de la biodiversidad, y la Agencia Ambiental Europea señaló especialmente que no había habido ningún progreso en el logro de prácticas agrícolas o forestales más sostenibles. En toda Europa, la implementación adecuada de sus compromisos globales va retrasada, ya que la mayoría de ellos ni siquiera se han convertido en obligaciones legalmente vinculantes.

Esto significa que todavía hoy las áreas naturales, incluidos los espacios protegidos, son objeto de tala ilegal, el desarrollo de infraestructuras insostenibles y de modelos de agricultura y pesca industriales, como mostró Greenpeace en un reciente informe, que muestra algunas de las pérdidas de biodiversidad más devastadoras en Europa:

  • La contaminación de importantes masas de agua en Bulgaria, Dinamarca, Alemania y España, con el caso del Mar Menor.
  • Tala de bosques en Suecia, Rumania, Polonia y Alemania.
  • Los planes para mataderos que ponen en peligro el medioambiente de Suiza, la contaminación por nitrógeno de la ganadería en los Países Bajos y la destrucción de los espacios verdes urbanos en Bélgica.

La huella global de Europa
Más allá de sus propias fronteras, Europa también tiene una enorme huella global de destrucción. La UE es responsable del 16 % de la deforestación tropical relacionada con productos comercializados internacionalmente como la carne, el aceite de palma o la soja para la alimentación animal.

Un día antes de que comience la CBD, la UE tiene en sus manos decidir lo que podría ser un movimiento pionero para abordar la destrucción impulsada por su consumo: La nueva ley de la UE contra la deforestación importada. Una propuesta legislativa para evitar que materias primas y productos relacionados con la deforestación y la degradación de los bosques se comercialicen, se pongan a disposición o se exporten desde el mercado de la UE, así como los productos derivados de dichos productos o que los contengan. Y que así sólo puedan ser comercializados y puestos a disposición del mercado de la UE (o exportados) cuando estén libres de deforestación y degradación y cuando cumplan con la legislación del país de producción.

“Los estados miembros de la UE son supuestamente líderes en la lucha contra la crisis del clima y la biodiversidad. ¿Cómo puede la UE exigir de forma creíble que actúe el resto del mundo?”, ha apuntado Parrilla.

Acuerdo exitoso para la biodiversidad
Los temas candentes de las negociaciones finales incluyen la interconexión de la crisis de la biodiversidad con la crisis climática así como la redacción exacta del compromiso previsto para proteger al menos el 30 % de la superficie terrestre y océanos para 2030, asegurando los derechos de los Pueblos Indígenas y Comunidades Locales en los esfuerzos de conservación. También definir la financiación y los recursos, especialmente para los países en desarrollo, y los detalles del seguimiento y la implementación para garantizar que el acuerdo no resulte en otra década de objetivos incumplidos.

Source link

#acerca #COP #biodiversidad #Greenpeace #advierte #importancia #consigue #nuevo #Acuerdo #Global #sería #riesgo #para #nuestra #propia #supervivencia

Contestar

Your email address will not be published.

15 − trece =