Un paso hacia la justicia climática

Después de dos semanas de negociaciones, la 27ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático ha finalizado oficialmente.

¿Qué ha sido lo más positivo?

Después de una segunda semana sin apenas avances en las negociaciones, luchando contra los intereses contaminantes de los representantes de la industria de los combustibles fósiles que asistieron a la cumbre, las negociaciones se prolongaron hasta el sábado por la noche, y la carrera hacia la línea de meta terminó el domingo por la mañana con la creación del fondo de Pérdidas y Daños. Este fondo para pérdidas y daños se necesitaba desesperadamente para comenzar a abordar los impactos climáticos que ya afectan a las comunidades y a países de todo el mundo, y representa el punto más positivo de una COP que, sin la creación de este fondo, sería totalmente decepcionante. La creación de este fondo se ha conseguido gracias al trabajo y la lucha de los movimientos sociales por la acción y justicia climática, gracias a la unión entre todas las personas luchadoras y las comunidades y sociedades más vulnerables a esta crisis climática que afecta a todo el mundo.

Ltr. Kentebe Ebiaridor, defensor de los derechos ambientales y activista del delta del Níger, Mbong Akiy, jefa de comunicación de Greenpeace África, Patience Nabukalu, activista Stop EACOP y Fridays for Future de Uganda, Dean Bhekumuzi Bhebhe, líder de campaña en Powershift África. Activistas climáticos de todo el África subsahariana se reúnen en respuesta a la apuesta por los combustibles fósiles de los líderes africanos en la COP27 © Marie Jacquemin / Greenpeace

¿Qué se tenía que haber conseguido? Puntos negativos

Aunque el fondo de pérdidas y daños es una victoria para la justicia climática, el gran punto negativo de esta COP27 es que no se materializó un acuerdo sobre la eliminación gradual de los combustibles fósiles, algo que se necesita con urgencia, y esto ha hecho que otro año sigamos con una gran  falta de responsabilidad por parte de los contaminadores. La presencia de más de 600 negociadores vinculados a la industria fósil (acreditados como representantes de gobiernos) ha sido sin duda importante para esta falta de avance. Sin embargo, un número importante de países pidieron y se movilizaron para que el abandono de todos los combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas) se incluyera en la declaración final de este año. Dichos llamamientos, junto con la falta de avances de este año y el aumento de los impactos y de la urgencia de la acción climática aumentarán mucho la presión en la COP28 del próximo año para finalmente terminar con la era de los combustibles fósiles.

De hecho, los gobiernos se comprometieron el año pasado a asistir a la COP27 con planes climáticos nacionales más ambiciosos para limitar el aumento de la temperatura global a menos de 1,5 grados centígrados. Esas promesas no se han cumplido, a pesar de algunas iniciativas alentadoras a principios de semana. Esto aumentará la presión sobre los gobiernos nacionales el año que viene, que además toca evaluar los progresos que cada país ha hecho estos últimos años en cuanto a adaptación al cambio climático y a reducción de emisiones.

 

Los “campeones” del clima muestran solidaridad con las comunidades que están experimentando impactos climáticos en el sur global. Los activistas exigen que las empresas y países contaminantes paguen su parte justa para reparar el daño climático. © Marie Jacquemin / Greenpeace

¿Cuáles son los siguientes pasos en la acción climática real a nivel mundial?

El nuevo acuerdo climático está muy lejos de la acción que necesitamos ahora mismo. Es vital avanzar en los detalles del Fondo de pérdidas y daños, asegurando que los países y corporaciones más responsables de la crisis climática hagan la mayor contribución. La justicia climática sólo se cumplirá cuando haya apoyo y financiación nueva y adicional para las comunidades vulnerables a la crisis climática, pero no solo para pérdidas y daños, sino también para adaptación y mitigación (reducción de emisiones de efecto invernadero, las causantes de la crisis climática).  Abordar el cambio climático y promover la justicia climática no es un juego de suma cero. Necesitamos avanzar a la vez en las tres patas de la acción climática: en la reducción de emisiones, en la adaptación al cambio climático y en el pago de las pérdidas y daños que ya está produciendo. El planeta no puede elegir sólo una de las tres patas, tenemos que avanzar en las tres.

Asamblea plenaria popular de la COP 27

Asamblea plenaria popular de la COP 27 © Marie Jacquemin / Greenpeace

 

La COP28 tendrá lugar el próximo año en los Emiratos Árabes Unidos, donde los activistas y la sociedad civil se enfrentarán a desafíos similares a los que enfrentaron en Egipto. El poder de la gente, que ha sido vital este año para conseguir el éxito del Fondo para Pérdidas y Daños, continuará impulsando nuevas acciones para exponer a los que bloquean la acción climática, proponiendo políticas más audaces para terminar con la dependencia de los combustibles fósiles, para impulsar las energías renovables y para apoyar una transición justa hacia un futuro sin carbono.

 

Plenaria Popular de la COP 27

Plenaria Popular de la COP 27 © Marie Jacquemin / Greenpeace

Source link

#paso #hacia #justicia #climática

Contestar

Your email address will not be published.

3 × 5 =