COP27: Se nota, se siente, la industria fósil está presente

La Presidencia de la COP27 ha publicado un esbozo de un posible texto de la Declaración final de la COP27. En él no se menciona en absoluto el abandono de los combustibles fósiles, a pesar de que la Declaración de la COP26 de Glasgow si incluyó la reducción progresiva del uso del carbón y la eliminación de los subsidios a los combustibles fósiles ineficientes. La ausencia de una referencia a los combustibles fósiles no ha podido ser por error o por olvido de la Presidencia, si recordamos el número tan alto de delegados presentes en Sharm el-Sheikh que están vinculados a la industria de los combustibles fósiles. La Declaración Final debe dejar bien claro que limitar el aumento de la temperatura a 1,5ºC es la única interpretación aceptable del Acuerdo de París, y debe incluir las fechas en eliminación global de la producción y el consumo del carbón, gas para no sobrepasar el límite del 1,5°C.

La COP27 ya lleva 9 días de andadura y a continuación se explica la situación actual de las negociaciones en cada una de las tres áreas claves de esta COP.

 

Herramienta financiera para pérdidas y los daños

En cuanto a las pérdidas y los daños, todavía no se sabe si las discusiones pasarán a ser dirigidas por los responsables ministeriales o si continuará en sesiones técnicas, con lo que se corre el riesgo de alargar el proceso y alcanzar resultados menos ambiciosos. El G77 (los más de 180 países presenten negocian en grupos, y el G77 es el más numeroso, englobando a más de 130 países del sur global) está muy preocupado con los avances que se han conseguido hasta ahora, porque los textos que se van acordando no incluyen sus demandas.

Reducción de emisiones 

En cuanto a la reducción de emisiones de efecto invernadero, la lucha ahora está realmente en sí la eliminación de los combustibles fósiles estará o no en la decisión final de la COP27. La transición para dejar de usar combustibles fósiles fue mencionada por varias delegaciones en las sesiones plenarias, la semana pasada, pero el documento compartido por la presidencia no incluía ninguna de dichas menciones. La pregunta es por qué. ¿Es porque la presidencia quiere impulsar el gas como combustible de transición? ¿Se debe a la intensificación de los grupos de presión de los combustibles fósiles y a los intereses creados en esta COP27? ¿Se debe a que los grupos africanos son ahora mucho menos fuertes contra la eliminación de los combustibles fósiles debido a la renovada demanda desde Europa? A los representantes de los países europeos les gusta hablar de acciones ambiciosas para reducir las emisiones, pero la crisis energética ha dado un impulso renovado a la producción y venta de gas en muchos países fuera de Europa, impulsando así al sistema hacia más combustibles fósiles. ¿O puede que China esté desempeñando un papel entre bastidores para bloquear la ambición de reducción de emisiones como parte de su actual enfrentamiento con Estados Unidos? Para tener una oportunidad de que esta cumbre tenga éxito, necesitamos que todos los países den un paso adelante y se acerquen los unos a los otros para crear una espiral ascendente de confianza y ambición, en lugar de un bloqueo continuo, desconfianza e inacción. Esto es todavía más posible hoy en día, cuando las energías renovables, las medidas de ahorro energético y otras acciones climáticas tienen muchos más beneficios para la mayoría de la población que los combustibles fósiles. Por ejemplo, las energías renovables tienen un coste menor, periodos de construcción más cortos, descentralización de la producción de energía, fácil democratización del sistema energético, menor contaminación, menores emisiones de cambio climático, beneficios para la salud, y menos vertidos tóxicos.

Fondos para la acción climática 

En cuanto a la financiación de la acción climática, los debates han sido absolutamente decepcionantes. Los países del norte global siguen eludiendo el deber de entregar los 100.000 millones de dólares anuales prometidos, en un contexto en el que se discute un nuevo objetivo de financiación para 2025, y en el que no hay confianza por parte de los países del sur global, ya que los países más ricos y contaminantes no cumplen sus compromisos. Muchos países (incluido Estados Unidos) han reconocido que se necesitan billones, pero no hay ni un solo compromiso real en las negociaciones para asegurar la financiación climática que el mundo necesita. Esto es especialmente dramático en un momento en el que miles de personas en los países del sur global ya están sufriendo los impactos de una crisis climática que no han provocado. Por una parte, necesitamos financiación nueva y adicional para cubrir las pérdidas y los daños que provocan los desastres climáticos. Por otra parte, también necesitamos mucha mayor financiación de forma urgente para que los países con menos recursos puedan adaptarse al cambio climático. Además se necesita que todos estos fondos lleguen a las personas y comunidades más vulnerables, porque actualmente siguen sin recibir los fondos que ya existen. Es muy importante reconocer la importancia de la financiación pública, especialmente para las medidas de adaptación, pero los países más ricos y contaminantes siguen diciendo que no hay dinero. Hay que decir bien claro y alto que eso no es cierto, sobre todo teniendo en cuenta los obscenos beneficios de las empresas de combustibles fósiles este año, que no han sido gravados adecuadamente. El propio Comité Permanente de Finanzas (SCF) del proceso de la COP (organismo de Naciones Unidas), por ejemplo, reconoce que las subvenciones a los combustibles fósiles rondan los 400-500.000 millones anuales, mientras que las necesidades de adaptación son de 100-360.000 millones. Tenemos que invertir el dinero para crear soluciones climáticas y no para crear más cambio climático.

Source link

#COP27 #nota #siente #industria #fósil #está #presente

Contestar

Your email address will not be published.

20 − once =