Todo lo que necesitas saber sobre la Cumbre de Cambio Climático de la ONU

La COP27, la 27ª Cumbre del Clima de la ONU, se celebrará en Sharm el-Sheikh (Egipto) del domingo 6 al viernes 18 de noviembre de 2022. 

La cumbre, que se celebra pocos meses después de la publicación este mismo año de los dos últimos informes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), llega en un momento crucial. Los informes, entregados directamente por los principales científicos y científicas del clima a los gobiernos del mundo, dejan claro que la crisis climática está aquí, destrozando vidas, medios de subsistencia, comunidades y culturas en todo el planeta. Los recientes desastres naturales a gran escala, de una naturaleza sin precedentes, están apareciendo ahora de forma más rápida y se agravarán antes.

Cientos de indonesios se unieron a la larga marcha de la Huelga por el Clima en Yakarta el viernes 23 de septiembre de 2022. © Jurnasyanto Sukarno / Greenpeace

Esta década es fundamental para minimizar la magnitud de los nuevos cambios y pérdidas irreversibles que se avecinan y, dado que tanto los impactos climáticos como la desigualdad van en aumento, la COP27 tiene que cumplir con la justicia climática. Los gobiernos del mundo en la COP27 tendrán que dejar de intentar resolver las crisis utilizando sistemas antiguos y fracasados que permiten falsas soluciones y promesas vacías. 

Así que vamos a desglosar lo que se necesita para que cumplir con la justicia climática, vamos a explicar lo que es la COP27 y lo que el movimiento climático mundial puede hacer al respecto:

 

¿Qué es la COP27?

La Conferencia de las Partes del Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP del CMNUCC, o simplemente COP) es la conferencia mundial sobre el clima que se celebra anualmente y en la que los gobiernos se reúnen para negociar planes para hacer frente de forma coordinada al cambio climático. Esta será la 27ª reunión de este tipo.

Conocida como la «COP africana», se espera que la cumbre de este año 2022 se centre en la financiación, la adaptación y las pérdidas y daños, temas que generalmente se abordaron poco en la COP26 pero que cuentan con el impulso global de los países y las comunidades vulnerables a los impactos climáticos.

El agua de la inundación llena las calles, los jardines y el interior de las casas en esta urbanización del distrito de Muang de la provincia de Uttaradit. Se teme que más de un centenar estén muertos y desaparecidos después de que la provincia de Uttaradit y otras provincias del norte de Tailandia quedaran sumergidas en las peores inundaciones de la historia reciente. © Greenpeace / Vinai Dithajohn

 

¿Qué hace Greenpeace en las COP?

Greenpeace envía representantes a la COP, entre los que se encuentran expertos políticos y científicos, activistas y personas en primera línea de la crisis climática, para observar y para asegurarse de que los políticos escuchan a la sociedad civil.

Greenpeace también apoya y trabaja con grupos de base y representantes a los que las decisiones tomadas en la COP27 afectarán de forma más inmediata y directa. A pesar de ser los menos responsables, estos representantes comunitarios son los más expuestos a la crisis climática. 

 

¿Quién asistirá a la COP27 y quién debe dar un paso adelante?

Asisten representantes y jefes de Estado de gobiernos de todo el mundo, junto con representantes de la sociedad civil, de ONG, empresas, grupos religiosos, científicos y otros grupos, como delegaciones de los pueblos indígenas. También estarán presentes medios de comunicación de todo el mundo.  

En particular, los líderes de las naciones más ricas deben demostrar una gran voluntad política para acelerar sus planes climáticos actuales. Los países del G20 representan casi el 80% de las emisiones mundiales, pero demasiados de ellos aún no han mejorado sus planes climáticos de cara a la COP27, entre ellos Estados Unidos, India, China, Australia, Arabia Saudí, Rusia y Brasil. Una de las principales pruebas de la COP27 es que las empresas, los gobiernos y las instituciones financieras tomen medidas urgentes para evitar un mayor cambio climático a la vez que pagan los costes políticos, sociales y financieros de los daños climáticos que ya han creado será.

En el fondo, esta conferencia tratará de hacer justicia. ¿Quién pagará por los daños ya causados por la crisis climática: los contaminadores que se benefician de las industrias que están causando esta crisis, o la gente que está en el extremo más perjudicial de sus impactos: los pueblos indígenas, las comunidades locales y los jóvenes de todo el mundo? Los que están arruinando nuestro presente deben rendir cuentas ante el futuro.

La activista climática y sobreviviente del súper tifón Yolanda (Haiyan), Joanna Sustento, inicia una protesta solitaria indefinida frente a la sede central de Shell en Filipinas para pedir justicia climática. La protesta destaca el enorme papel de las empresas de combustibles fósiles, como Shell, en el fomento de la crisis climática y la injusticia y el sufrimiento que experimentan las comunidades vulnerables en Filipinas y en todo el mundo. © Geric Cruz / Greenpeace

 

¿Qué es lo importante en la COP de este año?

La principal importancia de la COP27 radicará en los posibles avances en una serie de cuestiones políticas (como la financiación de las pérdidas y los daños) más que en los textos de decisión que se adopten. Sin embargo, como siempre, cuanto más esperen los gobiernos para actuar, más difícil será el éxito.

 

¿Qué es lo que Greenpeace pide específicamente antes y durante la COP27?

Para lograr la justicia climática y limitar el aumento de la temperatura a 1,5 °C, como se prometió en el Acuerdo Climático de París de 2015, la COP27 debe garantizar:

  1. Recursos financieros y asistencia técnica de forma rápida y adecuada para los países y comunidades más afectados.

Los países más ricos e históricamente contaminantes deben aportar fondos adicionales para un mecanismo de financiación de pérdidas y daños a nivel mundial. Los mecanismos financieros climáticos existentes actualmente no son adecuados para hacer frente a los costes de los impactos climáticos que ya están golpeando a las sociedades más vulnerables, ni danprioridad a que los países y comunidades afectados por los desastres climáticos se recuperen, haciendo que los contaminadores paguen. 

 

  1. Una eliminación rápida del uso de combustibles fósiles y la reducción a la mitad de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero como tarde en 2030, en el camino hacia las cero emisiones.

La decisión final de la COP debe incluir la eliminación total del uso de los combustibles fósiles, que son la principal causa del cambio climático, así como los correspondientes compromisos de las NDC para conseguirlo y los planes de Transición Justa para hacerlo. La ciencia indica claramente que las emisiones que producirían nuevas extracciones de combustibles fósiles contribuirían irremediablemente a empeorar la crisis climática. Por eso, se debe acordar que no habrá nuevos pozos de petróleo, ni nuevas plantas de carbón, ni nuevas minas de carbón, ni nuevos proyectos de gas. Este compromiso de poner fin a todos los nuevos proyectos de combustibles fósiles de forma inmediata también debe ser llevado a cabo a través de una transición justa para los trabajadores y las comunidades afectadas. 

  1. Los países de bajos ingresos tienen acceso a los recursos financieros necesarios para prepararse para los efectos del cambio climático y para descarbonizar sus economías. 

En la Cumbre del Clima de Copenhague de 2009, los países ricos se comprometieron a apoyar a los países de renta baja con 100.000 millones de dólares anuales como tarde en 2020. Esta promesa no se cumplió y los gobiernos de los países ricos necesitan urgentemente aumentar sus contribuciones globales a la financiación del clima, especialmente en apoyo de las medidas de adaptación.

 

  1. La protección de la naturaleza y la lucha contra el cambio climático deben ir de la mano.

No sólo nos enfrentamos a una crisis climática, sino también a una crisis de la naturaleza y de la biodiversidad. Proteger y restaurar la naturaleza es crucial para hacer frente a estas crisis, que debe hacerse en paralelo a la urgente eliminación de los combustibles fósiles y a la reducción de las emisiones. Además, cualquier solución que se ponga en marcha debe contar con la participación activa de los pueblos indígenas y de las comunidades locales afectadas. Los gobiernos deben reconocer el importante papel de la naturaleza en la mitigación del clima, en la adaptación, como símbolo cultural y espiritual y como hogar de una flora y fauna diversas.

Los vehículos intentan vadear la calle inundada en Yakarta. Grandes inundaciones han afectado a las provincias de Greater Yakarta, West Java y Banten, causadas por fuertes lluvias en esas provincias desde el 31 de diciembre de 2019. Al menos 21 personas murieron y miles de personas se vieron obligadas a huir de sus hogares. ©Tedy Kroen / Greenpeace

 

¿Qué podemos hacer antes de la COP27? 

Aunque la cumbre puede ser un foro para la acción política sobre el clima que necesitamos desesperadamente, seguirá siendo necesario que el movimiento climático mundial siga presionando a los gobiernos y a otros actores vitales en las negociaciones, tanto en la asistencia como en todo el mundo, para que realicen esos grandes recortes de las emisiones de carbono lo antes posible.

Anímate porque, más que nunca, se ha producido un asombroso aumento de la concienciación y el activismo. Los estudiantes están organizando huelgas climáticas globales en todo el mundo, donde millones de personas han salido a la calle; las elecciones se han centrado en la política de la crisis climática, y más grupos y comunidades afectadas están llevando la lucha por la justicia climática a los tribunales, y además, están ganando. El poder del pueblo está funcionando y el movimiento es cada vez más fuerte.

Por supuesto, todo esto no significa que los grandes problemas se vayan a tratar suficientemente en Sharm el-Sheikh. Es muy posible que no lo hagan, pero eso no significa que dejemos de luchar. Nunca. El movimiento global, liderado por los Pueblos Indígenas, las comunidades afectadas y los jóvenes, continuará donde los líderes fracasen y surgirá aún más impactante y notable.

 

El 21 de junio de 2019, tendrá lugar en Aquisgrán la primera huelga climática central internacional de «Fridays for Future» con participantes de al menos 16 países. Los activistas se manifiestan por una política climática rápida y responsable. El lema de la campaña es: “Justicia Climática sin Fronteras – Unidos por un Futuro”.

Source link

#Todo #necesitas #saber #sobre #Cumbre #Cambio #Climático #ONU

Contestar

Your email address will not be published.

4 × tres =