🔴 ACCIÓN 🔴 El dinero del MidCat, para renovables justas ¡YA!

🔴ACCIÓN🔴 🔴ACCIÓN🔴 🔴ACCIÓN🔴

Esta tarde de miércoles hemos desplegado una pancarta gigante frente al edificio donde se reúnen el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, y el canciller alemán, Olaf Scholz, en el marco de la cumbre hispano-alemana en A Coruña pidiendo que EL DINERO DEL MIDCAT PARA RENOVABLES JUSTAS ¡YA! porque no necesitamos más infraestructuras de gas.

Mientras tanto, varios de nuestros escaladores han logrado desplegar más mensajes, en español, galego y alemán, con la misma reivindicación: el dinero que los gobiernos aún quieren destinar a infraestructuras de combustibles fósiles debe destinarse a energías renovables.

 

Grupos de transeúntes y turistas se detienen a leer los mensajes y periódicamente rompen en aplausos para nuestros escaladores.

¿Por qué protestamos?

Esta cumbre pretende conseguir un acuerdo para financiar una infraestructura que no transportará gas hasta 2025, es decir que no va a servir para ayudar a los hogares en este inminente invierno, pero sí va a detraer fondos, una vez más, de las urgentes e imprescindibles energías renovables que nos dan seguridad y sostenibilidad.

Protesta de Greenpeace en A Coruña reclamando que el dinero de las infraestructuras fósiles se destine a energías renovables.

Protesta de Greenpeace en A Coruña reclamando que el dinero de las infraestructuras fósiles se destine a energías renovables.

Hay veces en las que perder el tiempo y el dinero no es lo más malo que te puede ocurrir. En ocasiones te das cuenta de que has invertido energía en una actividad que no ha dado frutos, pero intentas aprender de tu error y sigues con tu vida. En otras, el tiempo y el esfuerzo no es lo más importante, sino haber estado distraído y con ello haber dejado escapar una oportunidad mucho mejor. El error es mayor si, además, la actividad con la que has perdido el tiempo te ata de tal manera que condiciona tu futuro como la correa a un perrete. Pues bien, el Midcat es uno de esos proyectos fósiles que distraen la atención, los esfuerzos y además te atan al pasado evitando hacer lo que tenemos que hacer: transitar al futuro renovable.

La historia de este tubo, el Midcat, viene de lejos. Es parte de un proyecto más ambicioso de mejorar la conexión con la red gasista europea a través de Francia. Lleva años que entra y se cae de la mesa de discusión entre ambos países, entre otras cosas por la fuerte oposición de movimientos ecologistas locales y por la indecisión del gobierno francés. El proyecto parece que hoy está más vivo que nunca a causa de la crisis energética fruto de la guerra en Ucrania.

Lo creas o no, tras un verano de temperaturas récord, sequías e incendios por toda Europa, y con las imágenes de las consecuencias de las tremendas fugas del gasoducto del Nord Stream aún en la retina, nuestro gobierno, casi como marionetas del poder fósil, sigue proponiendo una infraestructura que mueve metano, un potente gas de efecto invernadero en lugar de gastarnos el dinero en renovables. Pues, el Midcat no es solo otro tubo inútil sino una cara correa que ata las décadas venideras al metano.

Hoy, en A Coruña, los presidentes Sánchez y Scholz pretenden llegar a un acuerdo que nos hunde aún más en la crisis climática. Así se lo hemos recordado, no solo con una pancarta gigante sino con otras de mano pidiendo en todos los idiomas que no nos desviemos de lo que debemos hacer: invertir en renovables y hacer la transición energética lo antes posible.

Siendo claro, el gasoducto Midcat y cualquier otra infraestructura enmarcada dentro del “hub del gas” (esa idea loca de nuestro gobiernos de ser el lugar de paso de gas para Europa) desvían fondos de las necesidades energéticas reales de la población y acelera la crisis climática, solo para beneficiar los intereses económicos de la empresa gestora del gas en España, ENAGÁS, y del resto del lobby gasista. Además el discurso en defensa de semejantes proyectos es bastante débil: los venden como proyectos necesarios, solidarios, baratos y limpios. Pero todos los puntos del discurso son fácilmente desmontables:

¿Es un proyecto necesario?

La necesidad de energía la marca la demanda. Una sociedad dentro de los límites planetarios ha de ser eficiente energéticamente y evitar derroches superfluos. No podemos decir que una infraestructura es necesaria con los niveles actuales de consumo energético sino con los que tendría una sociedad que se toma en serio que la energía es un bien precioso y escaso. Además, me temo que esta tubería es pequeña. , los 7 bcm s de capacidad, para ser relevante en el contexto actual de consumo de gas europeo. Me temo que aquí la historia va de mantener a capa y espada modelos de negocios del oligopolio fósil que se niegan a renunciar a ellos.

¿Es un proyecto solidario?

Para ser solidarios con nuestros países vecinos no puede ser con energía sucia. Con ella dejamos de ser solidarios con otros pueblos y colectivos que ya sufren en sus carnes los peores efectos de la crisis climática y energética. Me temo que aquí la solidaridad es solo con la lucrativa demanda de gas fósil de la industria alemana que se niega hacer una transición en detrimento con las familias vulnerables que cada invierno sufren grandes facturas.

¿Es un proyecto barato?

Es un proyecto aparentemente barato en primera instancia pero que esconde muchos más costes de infraestructura para funcionar y, sobre todo, que va a se inútil muy pronto si queremos disminuir la demanda de gas acorde al acuerdo de París. El costo del proyecto presentado (STEP) se cifra en 370 millones para los más de 100 kilómetros en la parte española hasta la frontera francesa. La trampa es que es solo la primera fase de un proyecto mayor que se cifra en 3.100 millones de euros para construcciones y refuerzos del sistema en el lado francés.

¿Es un proyecto limpio?

El gas es limpio solo en la publicidad pagada por la misma industria fósil que alimenta guerras y que emite casi tanto CO2 y metano como el carbón. La promesa de que este proyecto transporte hidrógeno verde o gas mezclado con hidrógeno no lo mejora. Y es aún una quimera. No se ha inventado, ni puede que se invente aún, una tecnología para generar H2 renovable de manera eficiente y trasladarlo a lo largo de grandes distancias sin pérdidas enormes de energía. El hidrógeno puede ser una opción pero de consumo local y solo para usos muy determinados.

No podemos mantenernos anclados a una economía fósil que nos lleva al colapso climático y tampoco podemos permitir que las industrias de combustibles fósiles, con sus negocios o a través de proyectos como el MidCat, sigan enriqueciéndose a costa de nuestro bienestar. Ya no nos creemos sus anuncios engañosos, pedimos y EXIGIMOS que cumplan con su responsabilidad. Y cumplir con ella es NO INVERTIR EN ESTA INFRAESTRUCTURA.

Moraleja: si la inversión necesaria para infraestructuras de gas e hidrógeno se dirigiese a descarbonizar nuestra economía con energías limpias y eficientes, podríamos cubrir las necesidades de los ciudadanos y sustituir la mayor parte de las importaciones de gas ruso para 2025, fecha en la cual el MidCat podría comenzar a utilizarse. La crisis energética debe resolverse con un modelo eficiente, basado en el ahorro y las renovables ciudadanas y manteniendo el derecho universal a la energía limpia de amplias capas sociales.



Source link

#ACCIÓN #dinero #del #MidCat #para #renovables #justas

Contestar

Your email address will not be published.

doce + doce =