El drama de las crías de tiburón – ES


En un contexto de extinción, la gota que colma el vaso en la situación de los tiburones es la pesca indiscriminada de sus crías. La mayoría de las especies de tiburón se caracterizan por tener una baja reproductividad asociada a una baja fecundidad, así como una tasa de crecimiento lenta y una maduración sexual tardía. Esto les hace especialmente vulnerables a la sobrepesca y les impide sobreponerse al declive de su población.

Por ejemplo, el marrajo dientuso es ovovivíparo. Tiene un periodo de gestación de 15-18 meses, un ciclo de desove cada tres años y una camada de 4-16 crías. El tiburón azul es vivíparo con un periodo de gestación de 9-12 meses, una camada de 4-135 crías (normalmente 15-30) y se reproducen anualmente o en años alternos.

En mayo de 2022, nuestro equipo de investigación estuvo documentando los desembarcos de la flota pesquera que faena en el Atlántico Norte en los puertos de Horta (Azores, Portugal) y Vigo (Galicia, España). Allí pudimos constatar que se están capturando crías y juveniles de tiburón azul que miden entre 50 y 70 centímetros. Un tiburón azul macho mide 180 centímetros, mientras que la hembra mide entre 200-220 cm.

Galicia, España, mayo 2022. Uno de los desembarcos de tiburón fresco investigados por Greenpeace en Vigo en los que se observan crías de tiburón azul. © Greenpeace

A diferencia de la pesquería de pez espada, la pesquería de alta mar de otras especies está mal regulada, por lo que no hay una talla mínima establecida. La posibilidad de capturar crías de tiburón antes de que alcancen la madurez sexual y puedan reproducirse es evidente. Las repercusiones de esta práctica se podrían notar y tener un impacto de gran alcance en la especie y en el ecosistema en su conjunto.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.