Seniorinnen en el Rainbow Warrior – ES


  • Presentación en España de las KlimaSeniorinnen, grupo de mujeres suizas que han llevado la inacción climática de su Gobierno hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos
  • El caso va a ser enjuiciado por la Gran Sala de este Alto Tribunal, y la sentencia final será aplicable también por los tribunales de España y del resto de países del Consejo de Europa
  • En España, el Juicio por el Clima iniciado por varias organizaciones ecologistas y de derechos humanos está siguiendo su tramitación en el Tribunal Supremo
  • El buque insignia de Greenpeace visita Valencia dentro de su campaña europea para exigir el fin de los combustibles fósiles como principales responsables del cambio climático

Esta mañana los medios de comunicación han podido charlar con Pia Hollenstein y Rita Schirmer-Braun, miembros de la junta directiva de las KlimaSeniorinnen, un grupo de más de 2.000 mujeres suizas mayores de 65 años que iniciaron en 2016 un litigio contra el Gobierno de aquel país para denunciar su inacción climática y han conseguido llevar el caso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

En noviembre de 2016, las KlimaSeniorinnen enviaron al Gobierno suizo una petición legal para detener las omisiones en la protección del clima, argumentando que no hacer lo suficiente para mitigar el cambio climático estaba poniendo en riesgo su salud y sus vidas. Cuando el Gobierno negó su condición de grupo vulnerable, llevaron el caso a los tribunales.

Tras el fracaso en los tribunales del país, las KlimaSeniorinnen decidieron elevar el caso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el 1 de diciembre de 2020, donde va a ser enjuiciado por la Gran Sala de este Alto Tribunal. La sentencia final que adopte el TEDH será aplicable también por los tribunales de España y del resto de países del Consejo de Europa, por lo que la expectativa para todos estos países con litigios climáticos pendientes es máxima.

“Las KlimaSeniorinnen demandamos al Estado suizo porque Suiza no está haciendo lo suficiente contra la crisis climática. Suiza tiene el mandato constitucional de asegurar la salud, y las mujeres mayores se ven afectadas en mayor proporción por esta crisis climática y de salud. En Suiza se rechazaron todas nuestras demandas y ahora estamos esperando la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. En nuestra demanda argumentamos que el Estado, con su inacción, viola derechos humanos. Si ganamos, sería de gran ayuda para otros países en Europa y el mundo”, resume Pia Hollenstein.

En España, el Juicio por el Clima iniciado por Greenpeace, Ecologistas en Acción, Oxfam Intermón, Fridays for Future y la Coordinadora ONGD para exigir al Gobierno español más ambición en la lucha contra el cambio climático sigue su tramitación en el Tribunal Supremo.

“Mantenemos la esperanza de que la justicia nos dé la razón y obligue al Gobierno de España a cumplir sus compromisos internacionales en materia de lucha contra el cambio climático. Pero también es esperanzador que el caso de las KlimaSeniorinnen contra el Gobierno suizo vaya a ser juzgado por la Gran Sala del TEDH, porque si dicta una sentencia favorable para estas activistas, su contenido será de aplicación en todos los Estados del Consejo de Europa, entre ellos España. Ya está jurídicamente claro que la inacción de los Gobiernos contra el cambio climático vulnera los derechos humanos, por lo que confiamos en que la justicia nacional e internacional esté a la altura del momento que vivimos, de grave crisis climática”, declara Lorena Ruiz-Huerta, abogada de Greenpeace y responsable del Juicio por el Clima español.

Por qué un Juicio por el Clima en España
España es el Estado de la Unión Europea en el que más crecieron las emisiones de gases de efecto invernadero entre 1990 y 2017, ya que aumentaron casi un 18 % frente al conjunto de la UE, que las redujo un 23,5 %. Tras el impás de la pandemia, las emisiones de CO2 aumentaron el año pasado en España más que la media europea, según datos de Eurostat1. España fue el sexto país de la UE donde más se incrementaron las emisiones de CO₂ en 2021, un 7,4% respecto a las de 2020.

Tanto el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) como la Ley de Cambio Climático establecen un objetivo de solo el 23 % de reducción de emisiones para 2030, respecto a 1990, cuando la Unión Europea tiene un objetivo del 55 %. La recomendación científica, según el último informe del IPCC, es que las emisiones mundiales se reduzcan al menos un 43 % en 2030 respecto a 2010, para tener la posibilidad de no aumentar la temperatura en más de 1,5 ºC.

Según la Agencia Europea del Medio Ambiente, España está entre los países de Europa más afectados por el cambio climático. Con los compromisos actuales de reducción de emisiones, España no podrá evitar el impacto de los graves episodios de sequía, el aumento del número e intensidad de los incendios, las olas de calor y una mayor subida del nivel del mar con sus consecuentes inundaciones costeras que están por llegar.

El litigio climático que han iniciado Greenpeace, Ecologistas en Acción, Oxfam Intermón, Fridays For Future y la Coordinadora ONGD se basa, por tanto, en la constatación de que los sucesivos Gobiernos de España han incumplido sus compromisos internacionales en la lucha contra el cambio climático. El Plan del Gobierno resulta totalmente insuficiente para mitigar el cambio climático y pone en grave riesgo los derechos más esenciales de las generaciones presentes y futuras.

El ‘Rainbow Warrior’, en campaña para exigir el fin de los combustibles fósiles
El buque insignia de Greenpeace ha llegado a Valencia dentro de su campaña por Europa en apoyo a la iniciativa ciudadana europea contra la publicidad y el patrocinio de los combustibles fósiles.

Tras visitar otros países europeos, el Rainbow Warrior trae a España esta campaña de Greenpeace contra los combustibles fósiles, que pretende denunciar su papel como principales responsables del cambio climático y de la financiación de la guerra en Ucrania, e impulsar las herramientas que tenemos en nuestras manos para defender nuestro derecho a un planeta habitable frente al poder fósil.

La campaña busca romper con la legitimación social de la que goza el poder fósil, prohibiendo sus campañas de publicidad y patrocinio. Para ello, se ha lanzado una iniciativa ciudadana europea (ECI) para exigir a la Comisión Europea que ponga coto a esas actividades, con las que la industria fósil sustenta su prestigio social y su poder sobre los Gobiernos.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.