El activismo volvió a las calles


Con la vuelta a una cierta normalidad tras la pandemia, la necesidad de vigilar los abusos de la clase política y empresarial se hizo más fuerte que nunca. El activismo volvió a las calles para exigir un cambio real del sistema.

 

Tras dejar atrás lo peor de la pandemia en 2020, 2021 fue el año de los fondos de recuperación europeos. Aunque la mayor parte de ellos han empezado a ejecutarse en 2022, desde Greenpeace ya empezamos a señalar la importancia de aprovechar esos fondos para hacer una auténtica transformación verde de nuestro sistema económico.

2021 también fue el año en el que el activismo volvió poco a poco a las calles para recordar que la crisis climática no se había ido a ningún lado y que cada vez es más urgente tomar medidas valientes que lo transformen todo.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.