Acción de Greenpeace en Lisboa para proteger los océanos – ES


  • La organización ecologista exige que no se demore más la aprobación de un Tratado Global de los Océanos
  • El secretario general de la ONU, António Guterres, ha advertido que nos enfrentamos a una emergencia oceánica pero la inacción política no llega a un consenso
  • La desaparición de una especie tan importante como son los tiburones es un ejemplo de la gravedad de lo que ocurre en aguas internacionales

 

30 de junio, Lisboa, Portugal.- Activistas de Greenpeace International han intentado colocar grandes pancartas frente al Altice Arena esta mañana, donde se está celebrando la Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Océanos en Lisboa esta semana. Las pancartas mostraban tiburones muertos por la inacción política y en ellas se podía leer: “Strong Ocean Treaty now” («Tratado firme de los océanos ya») con la intención de mandar un mensaje claro a los líderes reunidos allí. Sin embargo, los activistas han sido bloqueados por la policía, pero exhibieron pancartas fuera del recinto con el mismo mensaje y en varios idiomas: «Protege los Océanos».  Los políticos hablan de puertas para afuera sobre una protección significativa en Lisboa, pero la crisis del océano se profundiza. 

Pilar Marcos, responsable de la campaña de Océanos de Greenpeace ha declarado en Lisboa:

“Nuestros líderes no están cumpliendo su promesa de proteger los océanos. Mientras los gobiernos continúan diciendo palabras bonitas sobre la protección de los océanos, como lo están haciendo aquí en Lisboa, millones de tiburones mueren cada año por barcos de la Unión Europea. El mundo debe ver a través de su hipocresía”.

“Líderes como el comisario de la UE, Virginijus Sinkevicius, han prometido reiteradamente entregar un ambicioso Tratado Global de los Océanos y proteger el 30 % de los océanos del mundo para 2030. Incluso el secretario general de la ONU, António Guterres, ha advertido que nos enfrentamos a una emergencia oceánica. El Tratado debe finalizarse en agosto, no necesitamos más tiempo para discutir cómo proteger los océanos, necesitamos lograr ya su protección”. 

A medida que los gobiernos retrasan la adopción de medidas significativas para proteger el océano, la vida y el sustento de las personas están en juego. La pérdida de biodiversidad marina dificulta la capacidad del océano para proporcionar alimentos a millones de personas. 

Un claro ejemplo de las consecuencias de que no exista un Tratado Global lo encontramos con la desaparición de especies como el tiburón. Las poblaciones de tiburones han disminuido en un 70% a nivel mundial en los últimos 50 años. El número de tiburones desembarcados por buques de la UE se triplicó entre 2002 y 2014. Aproximadamente 13 millones de tiburones fueron capturados por buques de la UE entre 2000 y 2012. Los tiburones son depredadores máximos y vitales para la salud de los ecosistemas marinos.

Lisboa es el último momento político importante antes de las negociaciones finales del Tratado Global de los Océanos en agosto de 2022. 49 gobiernos, incluida la UE y sus 27 estados miembros, se han comprometido a finalizar un Tratado ambicioso en 2022.

Sin un Tratado Global de los Océanos sólido este año, será casi imposible proteger al menos el 30 % de los océanos del mundo para 2030. Esto es lo que los científicos dicen que es el mínimo absoluto necesario para que los océanos tengan espacio para recuperarse de siglos de explotación humana. Actualmente, menos del 3% de los océanos están protegidos.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.