Las macrogranjas no me van a callar – ES


Valle de Odieta S.C.L., propietaria de la que puede llegar a ser la mayor macrogranja de vacuno de leche de España, la de Caparroso (Navarra), que podrá llegar a explotar hasta 7.200 vacas y promotora del faraónico proyecto de macrogranja que quieren hacer en Noviercas, un pequeño pueblo de Soria que no llega ni a los 150 habitantes – sería la más grande de Europa y estaría entre las cinco más grandes del mundo -, ha presentado una demanda contra mí y me ha citado este 15 de junio a un “acto de conciliación”, donde busca que me retracte de todo lo que dije.

Luis Ferreirim durante la investigación en el entorno de la macrogranja de Valle de Odieta en Caparroso, Navarra. ©Greenpeace /Pedro Armestre

Su actividad en Caparroso no ha sido trigo limpio y muestra claramente que es a ellos a los que la justicia debe poner firmes, dado que no tienen un currículo que avale su credibilidad para poner en marcha una macrogranja aún mayor. En Caparroso, su desprecio por el medio ambiente y los animales que explotan se resume en la incoación de 19 expedientes sancionadores por parte del Gobierno de Navarra: incumplimiento de la autorización ambiental integrada (han llegado a explotar más de 5.000 vacas cuando solo estaba autorizado explotar 3.450), vertidos, mal cuidado de los animales, recetas sin prescripción médica, mutilaciones… Todo esto es veraz, está fundamentado en documentos oficiales a los que tuvo acceso Greenpeace y de los que yo me hice eco.

13/02/2021. Greenpeace documentó en febrero de 2021 el daño ambiental provocado por la macrogranja de Valle de Odieta en Caparroso, Navarra.
En la imagen restos de los vertido que emana la tierra.
©Greenpeace/Pedro Armestre

Pero, en febrero de 2021, se pasaron de frenada y provocaron un vertido descomunal que afectó incluso a la Zona de Especial Conservación de los Tramos Bajos del Río Aragón, refugio de especies amenazadas como el visón europeo. Ante esta situación y al recibir un SOS de los colectivos locales, un equipo de Greenpeace nos desplazamos a la zona y fuimos testigos del desastre ambiental. Lo documentamos y lo hicimos público. Esa es una de las misiones de Greenpeace y, debo confesar, una de las partes que más me gustan de mi trabajo: ser los ojos de miles de personas y enseñar las agresiones que unos pocos perpetran sin piedad contra nuestro maravilloso y frágil planeta. Y trabajar para ponerle solución.

 

Pero esto no gusta a quienes se benefician del destructivo modelo de ganadería industrial y sus macrogranjas. No soy el primero que quieren callar en España, pero espero ser el último. Coren lo intentó con Manuel García y la misma Valle de Odieta lo está intentando en Navarra contra 15 personas de 14 colectivos. Aquí lo contó mi compañera Lorea Flores, una de esas 15 personas. Este tipo de procesos se conocen como Demanda Estratégica contra la Participación Pública (SLAPP, por sus siglas en inglés) y su objetivo es acabar con la protesta pública. Pero, todas las personas perseguidas hasta ahora lo hemos dejado bien claro: no nos callarán. Seguiremos diciendo bien alto, ¡macrogranjas NO!

«Este tipo de procesos se conocen como Demanda Estratégica contra la Participación Pública (SLAPP, por sus siglas en inglés) y su objetivo es acabar con la protesta pública»

El vertido de febrero de 2021 fue tan grave que el propio Gobierno de Navarra decidió dar un paso más y en mayo empezó las actuaciones para elevar al juzgado las afecciones medioambientales por la incorrecta aplicación del digestato de la vaquería “Valle de Odieta”. Parece que no somos los únicos que no estamos contentos con las prácticas de Valle de Odieta. Según información dada a Greenpeace España por el propio Gobierno de Navarra el 5 de mayo de 2022, “la denuncia sigue en tribunales a la espera de pronunciamiento”.

13/02/2021. Tras el SOS lanzado a Greenpeace por colectivos ecologistas locales de los pueblos de Marcilla y Caparroso, Greenpeace estuvo varios días documentando el impacto ambiental provocado por la macrogranja de la zona, propiedad de la empresa Valle de Odieta, S.C.L.
©Greenpeace/Pedro Armestre

Durante ese grave episodio pusimos en marcha una recogida de firmas con un título que lo dice todo “¡Macrogranjas NO!: ni en Caparroso, ni en Noviercas, ni en ninguna parte.” El objetivo inicial era conseguir 23.520 firmas, una por cada vaca que se pretende explotar en Noviercas. Hasta el momento, la petición ha recibido más de 435.000 apoyos. Parece que no estamos solos los que nos oponemos a las macrogranjas y lo hacemos de una forma pública.

Si estás de acuerdo con nuestras denuncias y en particular me quieres apoyar a mí y a las otras 15 personas que persigue Valle de Odieta, te pido que hagas dos cosas:

  1. Que nos ayudes a llegar a las 500.000 firmas contra la ganadería industrial
  2. Que te sumes a la movilización contra el proyecto de macrogranja para Noviercas y la ganadería industrial en general que tendrá lugar el próximo día 25 de junio en Noviercas

Este es el mejor apoyo que nos puedes dar.

¡Vamos a enseñarle a Valle de Odieta y al resto de la industria cárnica, láctea y de producción de huevos que somos muchas las personas que no queremos este modelo de ganadería industrial! Ni en España, ni en ningún lugar. Y que… ¡Jamás nos callarán!

 

¡Casi medio millón de firmas contra las macrogranjas! SUMA TU FIRMA

Luís Ferreirim - autor del blog.

Luís Ferreirim

Licenciado en Filosofía por la Universidade Nova de Lisboa. Post-grado en Filosofía de la Naturaleza y del Medio Ambiente por la Universidade de Lisboa. Responsable de la Campaña de Agricultura en Greenpeace España. Twitter: @LFerreirim

60
posts



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.