Greenpeace bloquea buque de soja en el puerto de Ámsterdam – ES


  • Activistas de toda Europa han impedido esta noche la entrada en puerto del ‘Crimson Ace’, procedente de Brasil con 60 millones de kilos de soja
  • La organización ecologista denuncia así que los cultivos de soja para alimentación de ganadería industrial en Europa están provocando la deforestación de vastos territorios en Brasil
  • Holanda es la puerta de entrada de la soja hacia el resto de países de la UE y el país que más importa, con el 16,6 % del total, seguido por España (16,4%), Alemania (14,2 %) e Italia (10 %)
  • Las organizaciones ecologistas exigen una nueva ley de la UE que sea firme en la protección de la naturaleza y los derechos humanos en los procesos de producción de las materias primas importadas

 

Más de 60 activistas de toda Europa, capitaneados por Greenpeace Holanda, han bloqueado un gran buque en su llegada a los Países Bajos cargado con 60 millones de kilos de soja procedente de Brasil, para exigir una nueva ley de la UE contra la deforestación. Los activistas bloquearon las compuertas de la esclusa que el Crimson Ace, de 225 metros de eslora, debe pasar para acceder al puerto de Ámsterdam. Los Países Bajos son la puerta de entrada a Europa de productos importados como el aceite de palma, la carne y la soja para alimentación animal, a menudo relacionados con la destrucción de la naturaleza y las violaciones de los derechos humanos. Holanda es, además, el país que más soja importa, con un 16,6 % del total, seguido de España (16,4%), Alemania (14,2 %) e Italia (10 %)

«Hay un proyecto de ley de la UE sobre la mesa que podría acabar con la complicidad de Europa en la destrucción de la naturaleza, pero aún está lejos de ser lo suficientemente ambicioso como para conseguir el objetivo de frenar la deforestación importada y la violación de los derechos humanos. Cientos de barcos que transportan soja para alimentación animal, carne y aceite de palma llegan a nuestros puertos cada año. Puede que la ciudadanía europea no esté conduciendo las excavadoras que destruyen la selva, pero a través de las importaciones de materias primas europeas, estamos siendo responsables de la tala de árboles en Borneo y de los incendios en Brasil. Levantaremos este bloqueo si el ministro van der Wal y otros ministros de la UE anuncian públicamente que van a corregir el proyecto de ley para proteger la naturaleza del consumo europeo», ha declarado Andy Palmen, director de Greenpeace Holanda.

Acción en IJmuiden

Personas voluntarias de 16 países (15 europeos y Brasil) y líderes indígenas de Brasil están participando en la protesta pacífica en la puerta del mar de IJmuiden. Los escaladores están bloqueando las puertas de la esclusa y han colgado una pancarta en la que se lee «UE: Detengan la destrucción de la naturaleza ya». En el agua, las activistas navegan en lanchas neumáticas con pancartas en sus propios idiomas. Grandes cubos hinchables flotan en el agua frente a las puertas de la esclusa con el mensaje «Protege la naturaleza» y los nombres de miles de personas de diferentes países que apoyan la protesta. Los líderes indígenas se unen a la protesta desde el Beluga II, el velero de Greenpeace de 33 metros de eslora, con una pancarta entre los mástiles en la que se lee «UE: Detengan la destrucción de la naturaleza ya».

Alberto Terena, líder del pueblo Terena en el estado de Mato Grosso do Sul, explica: «Nos han expulsado de nuestras tierras y nuestros ríos han sido contaminados con veneno, todo para dejar espacio a la expansión del agronegocio. Europa comparte la responsabilidad de la destrucción de nuestros hogares, pero la legislación puede ayudar a detener la destrucción futura. Pedimos a los ministros que aprovechen esta oportunidad, no solo para garantizar los derechos de los pueblos indígenas, sino también por el futuro del planeta. La producción de piensos para sus animales industriales y la carne de vacuno no deben seguir provocando nuestro sufrimiento».

En palabras de Andy Palmen, director de Greenpeace Holanda: «El buque Crimson Ace es parte de un sistema agroalimentario enfermo vinculado a la destrucción de la naturaleza. La gran mayoría de la soja desaparece en los comederos de nuestras vacas, cerdos y pollos. Se está destruyendo la naturaleza para la producción industrial de carne, mientras que lo que realmente necesitamos es la naturaleza para mantener la tierra habitable».

 

Una nueva ley de la UE

Greenpeace exige una nueva ley de la UE que sea firme y garantice que los productos que puedan estar relacionados con la destrucción de la naturaleza y los abusos de los derechos humanos puedan ser rastreados hasta el lugar donde se producen. La ley debe proteger otros ecosistemas, además de los bosques, como la diversa sabana del Cerrado en Brasil, que está desapareciendo a medida que se expande la producción de soja. La ley también debe aplicarse a todas las materias primas y productos que pongan en peligro la naturaleza, y proteger adecuadamente los derechos humanos reconocidos internacionalmente, incluida la protección legal de las tierras de los pueblos indígenas.

Los ministros de Medio Ambiente de los 27 países de la UE se reunirán el 28 de junio para debatir el proyecto de ley contra la deforestación. Christianne van der Wal, ministra de Naturaleza y Política de Nitrógeno, representará a los Países Bajos. Greenpeace Países Bajos actúa hoy para garantizar que los ministros de la UE adopten una posición firme para mejorar la ley.

Esta acción de protesta viene precedida de otra acción en Madrid, dentro de las actividades de una gira que se está llevando a cabo por Europa promovida por la Comisión Pastoral de la Tierra de Brasil, la Campanha em Defesa do Cerrado, Repórter Brasil, Rainforest Foundation Norway, Conselho Indígena de Roraima, Ecologistas en Acción y el apoyo de las organizaciones ecologistas Mighty Earth, WWF España, Greenpeace, Amigos de la Tierra y SEO/BirdLife.

Así, el pasado viernes 9 de mayo activistas de Brasil acompañados de miembros de estas organizaciones ecologistas se concentraron frente al Ministerio de Pesca, Agricultura y Alimentación en Madrid portando una pancarta que decía “Stop Soja procedente de la deforestación”, apelando al Ministro Luis Planas a trabajar para evitar que las importaciones españolas de materia primas sigan contribuyendo a la violación de derechos humanos y la destrucción de la naturaleza. La representante de la Comisión Pastoral de la Tierra de Brasil, Valeria Pereira Santos, subrayó durante la concentración la importancia de que los consumidores conozcan que esta soja importada está manchada de sangre.

Como destacan WWF, Greenpeace, Amigos de la Tierra, Mighty Earth, SEO/BirdLife y Ecologistas en Acción, España es el tercer país dentro de la UE con mayor consumo de productos vinculados a la destrucción de los bosques. No podemos mirar hacia otro lado. Necesitamos que, en las negociaciones del reglamento, España esté a la altura del desafío y defienda un texto que no reduzca su ambición y que solucione las importantes lagunas que presenta la actual propuesta”. 

Briefing para medios, aquí.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.