El IPCC también habla de biodiversidad – ES


Hace años los informes del panel científico de naciones unidas para el clima (IPCC en sus siglas inglesas) eran seguidos, obviamente, por una gran comunidad científica, ONGs y algunos, pocos, medios de comunicación. Hoy en día esto ha cambiado.

 

Pese a que los informes del IPCC han ido evolucionando e incorporando diversos temas, como ciudades, emisiones basadas en el consumo o biodiversidad, estos temas son pocos recogidos y/o comentados. La energía, las emisiones de combustibles fósiles y cómo los gobiernos deben actuar no son un tema baladí y es algo que el IPCC repite una y otra vez, alarmados por la urgencia. 

El Gran Chaco es el segundo bosque más grande de América del Sur, después del Amazonas. Hay 3.400 especies de plantas, 500 especies de aves, 150 mamíferos, 120 reptiles, 100 anfibios y pueblos indígenas que viven en la zona. En los últimos 30 años, Argentina perdió 8 millones de hectáreas de bosques por la ganadería y la agricultura intensivas. La deforestación aumenta el cambio climático y las inundaciones.

Sin embargo, además la emergencia planetaria, es una emergencia de biodiversidad. La biodiversidad o naturaleza que a su vez sufre los impactos del cambio climático y a su vez puede ofrecer medidas para atajarlo. El informe publicado el pasado lunes muestra claramente que no se puede abordar una crisis sin la otra. Para controlar la crisis climática, también debemos dejar de perder naturaleza o biodiversidad. Más aún, las soluciones para detener la pérdida de biodiversidad, como los sistemas alimentarios basados ​​en menos carne y lácteos y la agricultura ecológica, no solo contaminarán menos sino que serán más resistentes frente al cambio climático, o una guerra. Para Europa, esto significa fuertes reducciones en la cría industrial de animales, el fin de la quema inútil de cultivos para agrocombustibles (los mal llamados biocombustibles) y nuevas reglas para garantizar que nuestro consumo deje de impulsar la destrucción de la naturaleza y el clima en todo el mundo.

 

Para poner las cosas con su debida relevancia. El panel de expertas y expertos del IPCC nos dan algunos datos: Entre el 23 y el 42% de las emisiones globales de Gases de Efecto Invernadero están asociadas al sistema alimentario. Por lo tanto, ahora debemos implementar las soluciones más obvias; además de eliminar nuestra dependencia a los combustibles fósiles, necesitamos adoptar dietas donde predominen los alimentos de origen vegetal y que sean producidos ecológicamente y poner fin a la deforestación.

El mensaje más importante del nuevo informe es que existen soluciones muy poderosas para mantener un clima seguro en la Tierra en todos los sectores. La implementación de estas soluciones puede reducir a la mitad las emisiones globales para 2030 y establecer el rumbo hacia cero. Hay números alentadores en este informe. Por ejemplo, más de la mitad del potencial de mitigación presentado podría implementarse en la próxima década sin costos o con costos bajos. Apostar decididamente por la energía eólica y solar, detener la deforestación y cambiar a dietas ricas en alimentos de origen vegetal y con menos alimentos de origen animal son ejemplos de soluciones con un gran potencial para reducir las emisiones.

 

Sin embargo, el informe también nos muestra que, lamentablemente, las políticas climáticas actuales de los gobiernos nos están preparando para el fracaso. Así que necesitamos actuar. Este informe también indica cuáles son las medidas de mitigación más grandes y fáciles de implementar contra el colapso del clima y la biodiversidad. Detener la deforestación y proteger los bosques y otros ecosistemas, respetando al mismo tiempo los derechos territoriales de los Pueblos Indígenas y las comunidades locales, son opciones significativas con grandes beneficios claros para la biodiversidad

Free Land Camp 2022 en BrasilAcampamento Terra Livre 2022 en Brasilia

El 18º Campamento Tierra Libre se realiza en Brasilia del 4 al 14 de abril de 2022 con el «Retomar Brasil: Demarcando los Territorios e Indigenizando la Política». El campamento exige la demarcación de las Tierras Indígenas, además de la defensa de la vida frente a la agenda de destrucción impulsada por el gobierno de Bolsonaro.

 

Pero para proteger las tierras naturales, también debemos liberar la presión sobre los factores que conducen a la deforestación y la destrucción de los ecosistemas. La clave para eso es detener la expansión de la ganadería industrial, lo que se puede hacer de manera efectiva cambiando a dietas bajas en carne y lácteos, particularmente en sociedades de altos ingresos.

 

Así que en breve, las 3 soluciones que los gobiernos deberían implementar para empezar a salvar el planeta son:

  1. Eliminar gradualmente los combustibles fósiles
  2. Reducir el consumo de energía y pasar a la energía eólica y solar, proteger los bosques y los ecosistemas naturales, el 30% para 2030
  3. Cambiar a dietas donde predominan los alimentos de origen vegetal y de producción ecológica.

 

Autor: Equipo de biodiversidad de Greenpeace.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.