Los 14 colectivos citados al acto de conciliación por la macrogranja de Caparroso se reafirman y suscriben la información presentada en el Parlamento de Navarra – ES


  • En el acto de conciliación no ha habido acuerdo entre los colectivos y la empresa, Valle de Odieta, que les acusa de injurias y calumnias por el informe que presentaron al Parlamento navarro sobre la contaminación que causa su macrogranja
  • Numerosas personas se han concentrado a las puertas del juzgado esta mañana, al igual que hiceron en una concentración el pasado sábado, para dar apoyo a los colectivos y expresar su rechazo al modelo de ganadería industrial
  • La empresa ha manifestado su intención de seguir las sanciones judiciales contra todos los demandados y dispone de un año para hacer efectiva la denuncia

Pamplona, 30 de marzo de 2020.- Esta mañana se ha celebrado el acto de conciliación al que 14 colectivos se han visto obligados a asistir, a raíz de que la empresa Valle de Odieta y HTN, propietaria de la macrogranja de Caparroso, considerase injuriosas y calumniosas informaciones de un informe que dichos colectivos presentaron en el parlamento de Navarra en septiembre de 2021. La información estaba constituída en gran parte por documentos oficiales o informes elaborados a partir de datos oficiales, por lo que ninguno de los colectivos citados ha dado un paso atrás y han decidido no avenirse al acto de conciliación, ya que consideran que no procede retractarse de informaciones verídicas y sacadas de fuentes oficiales. Se trata de una demanda que los colectivos denominan mordaza, por tener como objetivo acallar sus voces. Por su parte la empresa ha manifestado su intención de seguir las sanciones judiciales contra todos los demandados.

Los colectivos que se enfrentan a este proceso han estado arropados por un numeroso grupo de personas que se ha dado cita a las puertas del Palacio de Justicia de Pamplona, donde se ha celebrado el acto de conciliación, para darles su apoyo y expresar también su rechazo a las macrogranjas. Las personas que han acudido han portado pancartas con los mensajes “Stop ganadería industrial” y “No nos callarán”. El primero hace referencia a la repulsa por parte de estos colectivos al modelo de ganadería industrial generalizado en Navarra. El segundo muestra su respuesta ante la estrategia de Valle de Odieta de acallar la presión social a través de este proceso.

Al no haber llegado a un acuerdo, la empresa propietaria de la macrogranja dispone desde este momento de un año para poder hacer efectiva la denuncia por injurias y calumnias. Este tipo de procesos se conocen como demandas mordaza o SLAPP (por sus siglas en inglés Strategic lawsuit against public participation, pleito estratégico contra la participación pública en castellano), y su objetivo es acabar con la protesta pública. Los efectos de estas demandas pueden ser múltiples, puede que los colectivos abandonen la lucha, solo por el miedo a las consecuencias de estos procesos, o que el propio proceso conlleve tanto tiempo, dinero y preocupaciones a los encausados que se aparten de la protesta pública por saturación.

“Sin embargo, los colectivos que hoy hemos tenido que asistir al acto de conciliación, queremos decir claramente que no vamos a sucumbir a esta presión, que sabemos que no somos solo 15 personas de 14 colectivos. Ya hemos recibido el apoyo de 1600 personas y otros 168 colectivos. Por lo tanto, por mucho que nos presione Valle de Odieta, la lucha contra los impactos de la ganadería industrial en Navarra está asegurada”, ha comentado en la puerta del Palacio de Justicia Pablo Llorente, portavoz de la Plataforma en contra de la ganadería industrial de Navarra y miembro de la Fundación Sustrai.

La Plataforma Navarra contra las macrogranjas que aúna, entre otros, a los colectivos que hoy han acudido al acto de conciliación, surgió hace un año para dar respuesta a la preocupación que compartían diversos sectores de la sociedad navarra, así como soriana en relación al faraónico proyecto de macrogranja – 23.520 vacas – que la misma empresa tiene pensado realizar en Noviercas, Soria. Y es que, el modelo ganadero de explotación industrial acarrea consecuencias muy concretas para el entorno en el que se ubica. Más allá del debate sobre el sufrimiento animal, existe toda una serie de consecuencias ambientales y sociales nocivas, como la gestión de la enorme cantidad de residuos generados y la inevitable contaminación de tierras y acuíferos cercanos por nitratos y otros elementos, así como su enorme contribución a la crisis climática. Este modelo industrial ahonda en la dependencia agraria de los combustibles fósiles, de los fertilizantes y de los antibióticos y sostiene dinámicas de deforestación para el cultivo de soja y otros monocultivos que alimentan al ganado, tanto en nuestro entorno como en otras partes del mundo. Este modelo lejos de generar empleo, precariza las vidas de las personas que viven en el medio rural de las macro-explotaciones, monopoliza recursos, provoca la desaparición de las pequeñas explotaciones en una sangría sin fin y a medio plazo no genera riqueza alguna sino pérdidas.

La Plataforma Navarra contra las macrogranjas cree en modelos de soberanía alimentaria, en un modelo de ganadería de pequeñas y medianas explotaciones profesionales vinculadas a la tierra y al territorio, con personas dedicadas a la actividad, que respetan y cuidan los ciclos, los recursos y los bienes naturales, que promueven la biodiversidad, que abastecen de alimentos de calidad a la población a un precio justo y que garanticen un futuro de desarrollo sostenible para nuestros pueblos. “Estamos a las puertas de una emergencia climática, en plena crisis internacional y económica por la cada vez mayor escasez de combustibles fósiles. No es un secreto que vienen años de sequías. Por eso, creemos que hipotecar nuestro entorno para el beneficio económico de unos pocos es una irresponsabilidad lamentable, por lo que seguiremos socializando información, tejiendo redes y promoviendo modelos que traigan esperanza e inercias sostenibles”, ha comentado Lorea Flores, portavoz de la plataforma en contra de la ganadería industrial de Navarra y coordinadora de Greenpeace en Navarra.

Los colectivos citados son, en el mismo orden que aparecen en la citación: Alnus, Marcilla Viva, Asamblea Soberanía Alimentaria, REAS Nafarroa, Asociación Hacendera, Compañía de las Tres Erres, Asociación Lurra, Ekologistak Martxan – Ecologistas en Acción, Urbizi Nueva Cultura del Agua, Etxalde Nekazaritza iraunkorra, Greenpeace, Landare, Mugarik Gabe Nafarroa Asociación para la Ayuda y Cooperación con los Pueblos del Sur, y Fundación Sustrai Erakuntza.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.