Conseguida la financiación colectiva para el proyecto pionero de comunidad ciudadana de renovables «La Energía del Cole” – ES


  • Hoy concluye el periodo de financiación solidaria de este proyecto piloto, que producirá energía en el colegio de Arroyomolinos de León (Huelva) para empoderar a su comunidad en el uso de la energía renovable y combatir la pobreza energética de las familias más vulnerables
  • La iniciativa, que ganó el concurso Renovathon de Greenpeace, ha recibido apoyo de instituciones, personas, colectivos y empresas que apuestan por un nuevo modelo energético sostenible y democrático
  • El periodo de crowdfunding, que ha durado dos meses, se cerrará esta noche con 50.000 € conseguidos, duplicando el mínimo esperado
  • Greenpeace ha presentado este proyecto al MITECO esperando que sea replicado en los casi 10.000 colegios públicos de España 

Madrid, 23 de diciembre de 2021.- Aunque será esta noche cuando se cierre oficialmente el crowdfunding (donación colectiva solidaria) del proyecto “La energía del cole”, que producirá energía en el colegio de Arroyomolinos de León (Huelva) para empoderar a su comunidad en el uso de la energía renovable y combatir la pobreza energética de las familias más vulnerables, el éxito del mismo ya está asegurado. Tras varios meses buscando los fondos necesarios para colocar una instalación fotovoltaica sobre el colegio, ya se han alcanzado los 50.000€, duplicando el mínimo esperado.

Con este hito, la ciudadanía demuestra su respaldo y apuesta por un proyecto icónico, que pone la transición energética, basada en renovables y eficiencia, en manos de la gente, recuperando la cultura colaborativa. Su ejecución, prevista para el primer trimestre del año que viene, asegurará la puesta en marcha del primer prototipo de comunidad de energía local sobre un colegio rural, empoderando al alumnado y sus familias en el uso de la energía y en la lucha contra la pobreza energética. 

El proyecto, que lleva un año gestándose, es fruto de un concurso de ideas que organizó Greenpeace en noviembre de 2020 con el fin de imaginar nuevas formas de participación colectiva en el uso de las energías renovables, experimentar con la relación público-comunitaria, los retos legales y tecnológicos actuales y retar a las dinámicas de poder de las grandes empresas energéticas.

Greenpeace ha acompañado e impulsado durante este año el trabajo de sus promotores  para consolidar los planos teóricos que convirtieran la idea en realidad. La organización espera que este proyecto sea replicado en los casi 10.000 colegios públicos de España y, con esa aspiración, lo presentó en febrero al MITECO en su petición de expresión de interés. 

Para María Prado, responsable de renovables y energía ciudadana en Greenpeace: “En estos momentos, donde se habla tanto de transición energética en manos de la ciudadanía, este proyecto demuestra que la gente quiere y puede hacerlo si se le dota de herramientas y procesos claros. Aún queda mucho recorrido pero es un paso hacia el cambio sistémico que la energía y las personas necesitamos”.

La organización considera que es un excelente ejemplo de lo que deberían ser las comunidades energéticas, porque hace visible y entendible una nueva herramienta de empoderamiento social y rural y con un enorme potencial para combatir la pobreza energética de nuestro país que, estos meses y tras la crisis covid, se teme que alcance cifras muy elevadas.  

A tal efecto, la organización permanece muy atenta a la transposición de la normativa europea al marco jurídico nacional, así como a los instrumentos y líneas de ayuda nacionales que permitan dotar e impulsar a las comunidades energéticas y al autoconsumo (individual y colectivo) para su correcto y rápido despliegue. 

Recientemente, la organización presentó sus alegaciones a la Hoja de Ruta del Autoconsumo, aprobada por el Consejo de Ministros este mismo martes. Este paso, que es un gran hito demandado desde hace años por la organización y todo el sector, es valorado positivamente desde la Alianza por el Autoconsumo (de la que Greenpeace forma parte) por marcar una apuesta decidida por su despliegue, aunque todavía necesitará afrontar  barreras y oportunidades con mayor ambición para facilitar y acelerar, a tiempo, todo el potencial que el autoconsumo y las comunidades de energía pueden desempeñar en nuestro país.

“La Energía del Cole” nacerá como proyecto de autoconsumo colectivo para evolucionar en el corto-medio plazo a comunidad de energía, bajo la figura jurídica de cooperativa mixta (previsiblemente, a falta de la normativa que lo regule) y contará con distintos apoyos: el Ayuntamiento de Arroyomolinos de León -que cederá el tejado del colegio público en concesión demanial temporal tras su aprobación en pleno municipal-; la Asociación Muti, como propietaria de la instalación y dinamizadora del proceso; la Asociación de Madres y Padres “Juan Ramón Jiménez”, así como diversos particulares y empresas que así lo deseen.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.