Representantes del gobierno brasileño acudieron a la COP 26 sabiendo la mala noticia, pero siguieron con su estrategia de lavado verde y falsas promesas

  • El gobierno de Brasil conocía los datos desde el 27 de octubre, pero ha demorado su publicación hasta después de la COP26
  • En los tres años del gobierno de Jair Bolsonario, se ha producido un incremento del 52,9% de área deforestada en comparación con los tres años anteriores
  • La propuesta de Ley contra la Deforestación de la Comisión Europea debería evitar que entren en la UE la carne y la soja procedente de esta destrucción

La estimación de la tasa oficial de deforestación en la Amazonía Legal, divulgada ayer a través del Programa PRODES, señala que fueron deforestados 13,235 km² entre agosto de 2020 y julio de 2021. El anuncio llega una semana después del final de la COP 26, donde el gobierno brasileño intentó limpiar su imagen, aun sabiendo que ya se había batido otro récord de deforestación, ya que el documento difundido hoy tiene fecha 27 de octubre de 2021, es decir, antes de la COP 26. 

El anuncio también se produce en el mismo momento en que empieza a cerrarse el cerco contra la deforestación inducida por el comercio internacional de materias primas: la Comisión Europea publicó el pasado miércoles un proyecto de nueva legislación para evitar la entrada en el mercado de la UE de de productos vinculados a la deforestación. Precisamente, la deforestación causada por la expansión por la ganadería y la soja, de los que la UE es un gran importador, es uno de los grandes problemas que deben ser abordados por este nuevo marco regulatorio.

A pesar de los recientes intentos del gobierno por limpiar su imagen, la realidad se está imponiendo una vez más. Los más de 13 mil km² no es una sorpresa para quienes hemos sido testigos de la gestión del Presidente Bolsonaro, quien en los últimos tres años ha llevado a cabo un progresivo debilitamiento del marco legal para la protección ambiental. Es evidente que las acciones que Brasil necesita para frenar la deforestación y el cambio climático no vendrán de este gobierno, que se ha quedado anclado en el tiempo y todavía ve al bosque y sus pueblos como un obstáculo para el desarrollo” ha declarado Cristiane Mazzetti, portavoz de la Campaña de Bosques de Greenpeace Brasil.

Los datos difundidos por el INPE representan un incremento del 21,97% en la tasa de deforestación respecto al año anterior. Esta es la tasa más alta de deforestación jamás registrada desde 2006. En promedio, hubo un aumento del 52,9% en el área deforestada en los tres años de gobierno de Bolsonaro (promedio de 11.405 km² entre 2019 y 2021) en comparación con el promedio de los tres años (promedio de 7.458 km² entre 2016 y 2018). 

“El gobierno actual, con su política anti-ambiental, ha elevado drásticamente el nivel de deforestación en el bosque tropical más grande del planeta. Son niveles inaceptables ante la emergencia climática que vivimos en Brasil y en el mundo, con extremos climáticos y sus impactos cada vez más devastadores y frecuentes”, ha comentado Cristiane Mazzetti. “Y esta situación solo empeorará si el Senado aprueba el proyecto de ley Grilagem, que beneficia a los invasores de tierras públicas y fomenta aún más la deforestación” añadió. 

En el período en el que se midió la tasa de deforestación, el 32% de las alertas de deforestación se concentraron en bosques públicos no adjudicados (Florestas Públicas Não Destinadas), un objetivo frecuente del acaparamiento de tierras. La última audiencia pública en el Senado para discutir la PL 2633/2020, ya aprobada en la Cámara de Diputados, debería tener lugar la próxima semana, con lo que el asunto se podrá votar en el Pleno inmediatamente después.  

Durante el año pasado, Brasil fue uno de los únicos países que aumentó sus emisiones de gases de efecto invernadero, un aumento del 9,5%, mientras que las emisiones globales disminuyeron un 7% en promedio en 2020. Más del 46% de las emisiones de Brasil provienen de la deforestación y según un estudio reciente de Carbon Brief Brasil ha sido el quinto mayor emisor acumulativo de carbono entre 1850 y 2020. 



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.