Representación Juicio por el Clima – ES


  • El próximo jueves, 18 de noviembre, te invitamos a conocer de primera mano y de la mejor manera posible el Juicio por el Clima, la demanda presentada por Greenpeace, Ecologistas en Acción, Oxfam Intermón, la Coordinadora ONGD y Fridays for Future ante el Tribunal Supremo contra el Gobierno de España por su inacción ante el cambio climático.
  • ¿Cómo? Asistiendo a la representación del juicio, un evento único con guión de Ignacio del Moral, dirección de Raquel Camacho y protagonizado por María Morales, José Manuel Seda, Eva Rufo, Jorge Kent, Cocó Jiménez, Jesús Noguero, Natalia Erice, Montse Pla y Javier Pérez-Acebrón.
  • Si quieres disfrutar de la representación directamente en nuestro canal de YOUTUBE:


Asiste como testigo al Juicio por el Clima AQUÍ

 

En un contexto de crisis sanitaria y socioeconómica sin precedentes, prevenir los peores efectos del cambio climático es imperativo. La vida y la salud de millones de personas en todo el mundo están en juego.

Para evitar un cambio climático devastador sólo hay una vía: reducir drástica y rápidamente las emisiones de CO2, lo que requiere de decisiones políticas valientes, que introduzcan cambios ambiciosos de forma urgente. Estamos en un momento clave para evitar una crisis mucho más virulenta que la que el mundo está experimentando con la COVID-19.

España forma parte de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático desde su ratificación en 1992, así como del Protocolo de Kioto, desde 2002, y del Acuerdo de París, desde 2017.

En este marco jurídico, sería esperable que las emisiones de gases de efecto invernadero se hubieran reducido significativamente. Pero, por el contrario, España es el estado de la Unión Europea en el que más crecieron las emisiones de gases de efecto invernadero entre 1990 y 2017, ya que aumentaron casi un 18% frente al conjunto de la UE, que las redujo un 23,5%. 

El litigio climático que han iniciado Greenpeace España, Ecologistas en Acción, oxfam Intermón, Fridays for Furure y la Coondinadora ONGD se basa, por tanto, en la constatación de que los sucesivos Gobiernos de España han incumplido sus compromisos internacionales en la lucha contra el cambio climático.

Somos conscientes de los esfuerzos del actual Gobierno de España por mejorar las nefastas políticas climáticas de las últimas décadas, y los valoramos positivamente. Sin embargo, consideramos también que sus políticas son insuficientes para cumplir con los compromisos internacionales adquiridos y para compensar la falta de acción de los gobiernos anteriores. Por ello, nos vemos en la necesidad de pedir al poder judicial que obligue al Gobierno a aumentar su ambición climática, en cumplimiento de las obligaciones adquiridas a nivel internacional.

Qué es y qué motivos tiene este litigio climático

El Gobierno ha cumplido con mucho retraso la obligación impuesta por la Unión Europea de aprobar un PNIEC que contuviera la hoja de ruta de la reducción de emisiones para 2030. Pero lo más decepcionante ha sido comprobar que, al igual que la Ley de Cambio Climático, el Plan establece un objetivo del 23% de reducción de emisiones para 2030, cuando la recomendación científica es que se reduzcan al menos un 55% (7,6% anual en la presente década), para tener la posibilidad de no superar la temperatura en más de 1,5º C. Incluso la UE ha revisado su objetivo global de reducción de emisiones para 2030, pasando del 40% al 55%.

Por ello, Greenpeace, Ecologistas en Acción, Oxfam Intermón, Fridays for Future y la Coordinadora de Organizaciones para el Desarrollo, iniciamos este litigio contra el Plan del Gobierno porque resulta totalmente insuficiente para mitigar el cambio climático y pone en grave riesgo los derechos más esenciales de las generaciones presentes y futuras.

Los litigios climáticos contra una multitud de gobiernos por su falta de ambición climática salpican el panorama internacional. Aún es pronto para hacer balance, pero se empiezan a atisbar indicios de esperanza tras las recientes sentencias de Holanda, Irlanda, Bélgica, Francia y Alemania, que han condenado a sus respectivos gobiernos a aumentar la reducción de emisiones para 2030. A esto hay que añadir la histórica sentencia de SHELL, en la que la justicia holandesa ha considerado a la petrolera responsable de contribuir al cambio climático con su actividad y la ha condenado a reducir sus emisiones de CO2, en toda su cadena de suministro, en un 45% para 2030.

Este panorama nos impulsa a seguir trabajando en el Juicio por el Clima español hasta que consigamos una victoria judicial como la de nuestros países vecinos.

¿Cómo afectará el cambio climático en España?

Según la Agencia Europea del Medio Ambiente, España está entre los países de Europa más afectados por el cambio climático. Con los compromisos actuales de reducción de emisiones, España no podrá evitar el impacto de los graves episodios de sequía, el aumento del número e intensidad de los incendios y una mayor subida del nivel del mar con sus consecuentes inundaciones costeras que están por llegar. 

Cabe destacar también que siete de las 10 cuencas hidrográficas con mayor estrés hídrico (sequía crónica) de toda Europa se encuentran en España, y que entre el 75% y el 80% del país está en riesgo de convertirse en desierto a lo largo de este siglo.

Desigualdad y cambio climático

Según Oxfam Internacional, la desigualdad extrema y la emergencia climática mantienen una estrecha relación, que sitúa en un lado a los países ricos y contaminantes y en el otro a aquellos que, sin apenas responsabilidad sobre la crisis ambiental; sufren una mayor vulnerabilidad ante los impactos del calentamiento global y cuentan con pocos o ningún medio para adaptarse al incremento de las temperaturas y a la degradación medioambiental. Esto es así a nivel global y a nivel nacional.

Uno de los principios fundamentales del derecho internacional del medio ambiente es el de las “responsabilidades comunes pero diferenciadas” que reconoce que, aunque todos los gobiernos deben luchar contra el cambio climático, no todos los Estados han emitido las mismas cantidades de CO2 a la atmósfera, ni al mismo ritmo, por lo que hay una responsabilidad diferenciada que debe abordarse con justicia a la hora de asumir esfuerzos para reducir las emisiones. 

El objetivo aprobado por el Gobierno de España no cumple con este principio, ya que debido a su capacidad económica y a su responsabilidad histórica como país que se ha desarrollado mucho, pero a base de contaminar mucho, debería reducir sus emisiones en un porcentaje más elevado.  

Sólo así España podrá afirmar con credibilidad que sus políticas están comprometidas en la batalla contra el cambio climático, que cumple con sus compromisos internacionales y que respeta los tratados internacionales de protección de derechos humanos.

Nos va la vida en ello.

Exijamos justicia ante la emergencia climática. ¡Firma la petición! 👇

Blog escrito por Lorena Ruiz-Huerta, abogada de Greenpeace



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.