La contradicción que esconde la llama Azul – ES


Carlos mira la tele mientras prepara la cena, la luz azul de la cocina a gas se mezcla con los destellos multicolores del telediario sobre la sartén donde se fríe las patatas. La presentadora habla de las negociaciones del clima en Glasgow mientras aparecen imágenes de los delegados intercaladas con inundaciones e incendios forestales, todo muy dramático. Piensa que la quema de combustibles fósiles está generando una crisis tremenda mientras se acerca mecánicamente a la caldera a encender la calefacción. Es noviembre y ya hace bastante frío. Un frío que parecería que se nos había olvidado, tras este tórrido verano. 

Carlos se queda mirando la llama azul que sale de su caldera. Piensa que tras ese color intenso y aparentemente inofensivo se esconde un producto tóxico para el clima y para su bolsillo, al fin y al cabo el gas que la alimenta lo han sacado y la han traído desde tierras lejanas con gran consumo energético y de fugas por grandes corporaciones. Mientras termina de cocinar piensa, que hoy por hoy su familia y muchas otras necesitan luz barata y tener un hogar cálido. No hay más que escuchar historias de esa pobre gente de la Cañada Real en Madrid, que llevan más de un año sin energía para convencerse que la energía es fundamental para una vida razonable.

La energía ya sea eléctrica o para cocinar, calefacción y agua caliente es necesaria para una vida digna y debería ser un derecho, al ser un derecho instrumental para el derecho a la educación, sanidad y alimentación, esto lo tenemos claro. 

Alcorcón, Madrid, Comunidad de Madrid, España.
©Greenpeace/Pablo Blázquez

Según un estudio del Ministerio de Transición Ecológica en 2019 había más de 4,5 millones de personas en España incapaces de mantener una temperatura adecuada en la vivienda en invierno. Este número va a aumentar este invierno con la actual “crisis del gas” pues desde enero de 2021, los precios del gas han aumentado más de un 170% en Europa y con ello el coste de la electricidad

Carlos como al resto de la sociedad  se le suele formular el problema como un dilema, es decir hay que elegir, entre un invierno con una vivienda caliente y la necesidad de luchar contra la crisis climática. 

El gobierno, como no podía ser de otra manera, también actúa ante el dilema con las habilidades de un prestidigitador, por un lado apuesta por el gas  asegurando el suministro de Argelia para resolver la crisis energética y al mismo tiempo en la COP confirma unos compromisos de reducción de quema de combustibles fósiles para solucionar la crisis climática. En el argot esto se podría llamar “Realpolitik” energética es decir, hacer cosas contradictorias en función del contexto que se trate.

A continuación algunos motivos por los que esto es un falso dilema, es decir, no hay que elegir,  sino que necesitamos una política energética valiente que permita cortar con esta dependencia fósil de una manera ordenada, pero urgente y apostar por las energías renovables limpias y también en manos de la gente:

  • El gas ha sido una decisión política. Nuestra dependencia del gas viene de una serie de malas decisiones y peor visión estratégica. El sistema gasista actual es fruto de una expansión que se aceleró a partir de 1985 y que culminó alrededor del 2008 con la actual infraestructura sobredimensionada e infrautilizada. Semejante inversión en un sistema energético que dependa de un combustible que no tenemos en nuestras fronteras nunca es buena idea. Había otras alternativas mejores, pero se decidió por esta y quizás tenga que ver que ahora ex presidentes y altos cargos durante toda esa época de auge de gas se sientan en consejos administración de las multinacionales del sector. 
  • El gas es para la industria y para la electricidad. La mayor parte del gas no la consume ni Carlos ni el resto de los más de 7,5 millones de hogares con conexión a la red gasista. Casi todo el Gas se va en generación eléctrica,calor y otros usos industriales  (en torno al 80% ).  Es decir proteger el suministro actual de gas es básicamente  proteger el negocio de industrias y eléctricas y no la gente. 
  • Descarbonización, eficiencia y gestión de la demanda en los hogares. Hasta ahora no ha habido ningún intento serio a escala de gestionar y disminuir el consumo energético y la dependencia energética fósil de los hogares. Intentos como planes renove de calderas o la integración de energía solar térmica en edificios han terminado en incrementar la demanda de gas en las viviendas.
  • Hoja de ruta. La dependencia de los combustibles fósiles no es un problema que se resuelva de un día para otro, debe ser un proceso paulatino que priorice el suministro para las necesidades básicas en viviendas como calentarse, cocinar o energía eléctrica y colectivas frente a usos industriales o de transporte individual para garantizar un abandono ordenado y justo con las personas.
  • Inestabilidad natural vs inestabilidad especulativa. Habitualmente se les atribuye a las energías renovables una inestabilidad asociada a los ciclos meteorológicos en comparación con las energías fósiles que simplemente se pueden encender a demanda. Pero la inestabilidad de los fósiles asociada al mercado especulativo y a tensiones geopolíticas no se suele poner en la ecuación y estamos viendo que supone serios problemas. En Greenpeace ya demostramos que un mix energético 100% renovable es técnicamente viable con eficacia, almacenamiento y gestión de la demanda.  

 

26/10/2021. Puerto de Sagunto, Valencia, Comunidad Valenciana, España.
©Greenpeace/Pedro Armestre.

Evitar las peores consecuencias de la crisis climática eliminando progresivamente los combustibles fósiles de nuestra dieta energética es igual de ineludible que garantizar el acceso a energía limpia suficiente para todos, especialmente los más vulnerables. Ambas cosas son posibles con políticas energéticas valientes, justas social y ambientalmente que decidan qué usos son socialmente necesarios y cuales son accesorios.

Es preciso cambiar la ley europea y prohibir la publicidad y los patrocinios de combustibles fósiles

¡Únete y firma la Iniciativa Ciudadana Europea! 

Francisco del Pozo Campos - autor del blog.

Francisco del Pozo Campos

Ingeniero Técnico Industrial especializado en mecánica, Graduado en Ingeniería Energética, Responsable de gas fósil en Greenpeace @fpozo28

5
posts



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.