La COP y el tabaco – ES


En la COP no solo se presentan los planes de los países, se negocian y en ocasiones se firman acuerdos. También existen eventos asociados que ocurren en paralelo a las negociaciones, los llamados “side events”. Aquí, diversos organismos, organizaciones y grupos de interés debaten y presentan alternativas. Estos eventos, aún no tan importantes como las negociaciones entre los países, son un escenario estelar para debates intensos sobre cómo podemos llegar a un futuro sin combustibles fósiles. Pero también son un bazar para algunas empresas energéticas donde a través de grupos de interés intentan vender todo tipo de falsas soluciones como la bioenergía, el DAC (captura directa de aire), la CAC ( captura y almacenamiento de carbono), las soluciones basadas en la naturaleza, el hidrógeno y los mercados de carbono como parte de los compromisos de descarbonización.

©Greenpeace Handout/Pedro Armestre

Los promotores de muchos de estos inventos son conscientes de que no van a funcionar. Pero claro, su función suele ser otra, conseguir dinero público y mantener modelos de negocio sucios unos años más.  

Promover algo a sabiendas que es destructivo para proteger beneficios económicos no es algo nuevo. En agosto de 2006 un tribunal de EEUU dictaminó que durante más de 50 años la industria del tabaco mintió, tergiversó y engañó al público estadounidense y le ordenó cambiar sus prácticas comerciales. Como se ha demostrado con casos sonados de  ExxonMobil o Total energy.  la industria del petróleo ha funcionado como la del tabaco.  Han mentido durante décadas al público y a los reguladores sobre lo que sabían de los daños de sus productos. Financiando programas de negacionismo del cambio climático y grandes campañas publicitarias de lavado verde o “greenwashing”.

En el caso del tabaco el sentido común ha prevalecido y se le ha quitado el “altavoz”. Leyes europeas como la 2003/4  ya  controlan su publicidad y sus patrocinio a nivel local, nacional e internacional. 

La pregunta es si la contaminación procedente de la quema de combustibles fósiles además de provocar cambios el clima está matando actualmente a más personas que el tabaquismo. ¿Por qué seguimos pensando que es socialmente aceptable que las mismas marcas usen espacios públicos como las COP para promover sus productos? ¿Si ya nos han mentido por qué confiar en ellas para que nos solucionen lo que ellas mismas han contribuido a crear? Es preciso promover una ley europea y prohibir la publicidad y los patrocinios de combustibles fósiles. Ayúdanos a conseguirlo, ¡Únete y firma la Iniciativa Ciudadana Europea!



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.