En el día de las Ciudades queremos acciones, no palabras. – ES


Hoy es el Día Mundial de las Ciudades, y solo queda un día para la COP26 (Cumbre climática de Glasgow). Sin embargo, no podremos celebrarlo hasta que nuestras ciudades sean verdaderamente sostenibles. Las ciudades son claves para afrontar el cambio climático, ya que el 70% de las emisiones climáticas globales se originan en los centros urbanos. Pero, ¿están los alcaldes y los gobiernos dispuestos a apostar por caminos a seguir que antepongan la salud de las personas y nuestro planeta al postureo político?

La semana que viene, durante la COP26, vamos a escuchar muchos discursos y planes con buenas intenciones, pero que al final están vacíos, se guardan en un cajón, o no nos llevan donde queremos: la neutralidad climática, la sostenibilidad y la calidad de vida. No podemos permitirnos que esto siga así, necesitamos compromisos reales y ambiciosos AHORA. Y las ciudades tienen que ser transformadas con urgencia. Sin ciudades verdes, no podremos tener jamás un planeta sano. 

Este año, hemos querido imaginar cómo podrían ser nuestras ciudades si los Ayuntamientos y responsables políticos hiciesen lo que deben: apostar por ciudades habitables, sostenibles y resilientes con mejor transporte público, más carriles bici, energía renovable, acceso a alimentos producidos localmente,  y espacios verdes públicos entre otros. Las ciudades no deben ser espacios cementados que nos pongan en peligro con su aire contaminado, desigualdad, alienación, o falta de áreas verdes entre otros.

 

Recreación de la Porta do Sol por el artista Martin De Pasquale, mostrando cómo podría ser un Vigo más verde y sostenible

 

Cada vez se notan más los efectos de la emergencia climática en todo el planeta, afectado por incendios, olas de calor, inundaciones, aumento de huracanes y otros efectos devastadores que también hacen que aumente el número de refugiados climáticos. Las ciudades no se libran de estos impactos. De hecho, ya sabemos que el efecto isla de calor y la contaminación del aire aumentarán el riesgo de problemas de salud en ciudades de todo el mundo a mediados del siglo XXI. Se prevé que en muchas ciudades los aumentos de temperatura puedan ser de hasta 10 °C durante olas de calor, que además se harán más extensas, durando hasta 13 días más de aquí a 2050. Por ejemplo, se prevé estar incluidas en esos cambios que Madrid experimente un aumento de 10,2 °C y Roma 9,7 °C en la temperatura máxima durante las olas de calor. 

La crisis causada por la COVID-19, que paralizó al mundo entero, nos ha enseñado que se pueden hacer cambios rápidos y económicos para mejorar nuestras ciudades sin tener que esperar años, apostando por las personas y el medio ambiente. Hemos visto cómo se pueden implementar soluciones que muchas veces proceden de la propia ciudadanía y movimientos urbanos. Los Ayuntamientos tienen los recursos, el poder, y la oportunidad de abordar el cambio climático y trabajar por una transición ecológica y justa. Entonces, ¿a qué esperan? 

En este Día Mundial de las Ciudades, reflexionemos sobre qué tipo de futuro cercano queremos: ¿uno en que las ciudades serán cada vez menos habitables, o uno que permita una transición ecológica? Yo quiero ciudades en las que merezca la pena vivir, que me permitan reparar, reutilizar, caminar, pasear por espacios verdes, y disfrutar de muchos servicios públicos que aumenten mi calidad de vida. 

¿Y tú? ¿Qué tipo de ciudad vas a exigirle a tus responsables políticos?

 

El momento de exigir un cambio real es AHORA.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.