Tras el anuncio del Gobierno, Greenpeace recuerda que la futura normativa sobre ganado vacuno debe poner fin a macrogranjas como la de Noviercas – ES


  • El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha anunciado el inicio, hoy, del período de consulta pública de la normativa para la ordenación de granjas de vacuno
  • La limitación anunciada en el número de animales por granja, pondría fin a proyectos de macrogranjas como la de Noviercas, pero permitiría que sigan funcionando otras, muy dañinas, como la de Caparroso
  • La UE se comprometió el viernes a reducir las emisiones de metano en un 30% para 2030 y la ganadería es la principal emisora de este gas de efecto invernadero en España
  • La cabaña ganadera de vacuno creció un 6,5% en los últimos cinco años y cuenta ya con más de 6,5 millones de cabezas

Greenpeace acoge con esperanza el anuncio del Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, de una nueva regulación para las explotaciones de ganado vacuno. La organización presentará sus aportaciones durante el periodo de consulta pública, que se inicia hoy y termina el próximo 15 de octubre. Greenpeace aplaude, en particular, la novedad de establecer una limitación en el tamaño de las futuras explotaciones de vacuno; un límite establecido en 850 unidades de ganado mayor (752 vacas de ordeño o 1.400 terneros de cebo), lo que cerraría de forma definitiva la posibilidad de que proyectos faraónicos y nocivos, como el planteado para el municipio soriano de Noviercas -con 23.520 vacas (ordeño más terneras)-, vean la luz del día.

Este es un anuncio que llega muy a tiempo ya que, el pasado viernes, tanto la Unión Europea como Estados Unidos se comprometieron a reducir un 30% las emisiones de metano para 2030, con el fin de no incrementar la temperatura del planeta en más de 1,5ºC (este gas de efecto invernadero también juega un enorme papel en la actual emergencia climática).

Por este mismo motivo, desde Greenpeace pedimos mayor ambición al Ministerio de Agricultura, ya que el borrador no contempla una reducción de la cabaña ganadera actual (ha crecido un 6,5% en los últimos cinco años y cuenta ya con 6.636.428 animales). Ni siquiera para aquellas explotaciones que superan, con creces, la limitación ahora planteada, como es el caso de la macrogranja navarra de Caparroso (de la misma empresa promotora del proyecto para Noviercas), que podría tener en un futuro próximo hasta 7.200 vacas. En las alegaciones que presente Greenpeace, se pedirá que la regulación se aplique a todas las explotaciones de ganado vacuno, futuras pero también existentes. Es crucial tener una visión de conjunto y establecer unas limitaciones globales del número de animales en función de la capacidad de los territorios y de los objetivos que tenemos que alcanzar para frenar problemas como el cambio climático, el colapso de la biodiversidad o la contaminación del agua por nitratos, algo realmente grave en España.

El borrador que el Ministro Planas ha presentado, si no es desvirtuado por los intereses de la industria durante el proceso de participación pública que se inicia hoy, será el punto final a proyectos catastróficos de macrogranjas como el planteado para Noviercas”, ha declarado Luís Ferreirim, responsable de agricultura de Greenpeace España. “Desde Greenpeace esperamos que este proceso sea el comienzo de un, más que necesario y urgente, cambio de modelo de la ganadería española” ha concluido Ferreirim.

Anteriores regulaciones similares para el porcino y las aves de corral, que se pusieron en marcha en 2020 y 2021 respectivamente, han seguido permitiendo la expansión descontrolada de macrogranjas por todo el territorio. Es el caso del proyecto de una macrogranja de 1.020.000 gallinas de puesta, que se quiere poner en marcha en San Clemente (Castilla La Mancha), ya que desde el Ministerio de Agricultura no se tuvo en consideración las alegaciones presentadas por muchas entidades para, al menos, limitar su tamaño.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.