Respuesta a las declaraciones de Juan Moreno Bonilla sobre el endurecimiento de las penas a la piromanía – ES


Ante las declaraciones del presidente de la Junta de Andalucía, Juan Moreno Bonilla, sobre el endurecimiento de penas a la piromanía, Greenpeace señala que este tipo de mensajes recurrentes alejan el discurso y el debate de las verdaderas soluciones para los incendios.

“Tras una ola incendiaria a veces aparecen una serie de tópicos que confunden y distorsionan un tema tan complejo como los incendios forestales y que alejan de los mensajes y debates importantes. Esto ha mejorado mucho. Pero ahora, sorprendentemente, todo un presidente de la Junta de Andalucía, con una gran responsabilidad, hace unas declaraciones sin fundamento, sin conocimiento en la materia, demostrando una gran irresponsabilidad y falta de interés en los incendios forestales que, como vemos, son de una prioridad altísima, porque suponen una emergencia social y ambiental que hasta se cobra vidas”, señala Mónica Parrilla, ingeniera técnica forestal, portavoz de Incendios de Greenpeace. 

La organización ecologista lleva años reclamando que, para poder abordar de manera efectiva los incendios, es importante centrar el debate y combatir bulos como los que se propagan con este tipo de declaraciones. Greenpeace quiere responde así a las afirmaciones sobre las penas y los pirómanos.

  •  “Hay que aumentar las penas a los incendiarios”. El incendio forestal está castigado con penas de prisión de hasta 20 años, además de con el pago de los daños y perjuicios causados. Por tanto, el debate y demandas deben centrarse en dotar a las fiscalías de medios suficientes y medios en terreno para realizar todas las investigaciones pertinentes y evitar que los casos acaben siendo sobreseídos por falta de pruebas y que los culpables, por tanto, queden en libertad.
  • “Los que queman el monte son pirómanos” La piromanía es una patología, un trastorno de conducta. Tan solo el 7,11% de los incendios tiene detrás una persona que sufre de esta patología. 

Esto tampoco explica la evolución hacia incendios de alta intensidad, es importante hablar por tanto de los factores que propagan los incendios, es decir, de la necesidad de gestión forestal, del cambio climático que agrava estos incendios y de la creciente interfaz urbano forestal.

La problemática de los incendios forestales depende de múltiples factores y requiere de soluciones que contemplen esta complejidad y aborden propuestas amplias. Deben estar enfocadas a la prevención de los incendios forestales, a las causas que los propagan; a la gestión forestal y al cambio climático. A las causas de origen pero también a las relacionadas con la España vaciada (despoblación rural) con la situación del sector primario, con la vulnerabilidad de la población y con la necesidad de fomentar los productos rurales. En el informe “Proteger el medio rural es protegernos del fuego. Hacia paisajes y población resilientes frente a la crisis” Greenpeace recoge en profundidad todas estas demandas.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.