• Resulta paradójico que se pida a la gente reducir su consumo de carne mientras se conceden licencias para nuevas macrogranjas todos los días
  • Greenpeace solicita una moratoria a la ganadería industrial y el apoyo a la ecológica para hacer frente a la emergencia climática
  • Cada persona en España consume unos 275 gramos de carne al día cuando las recomendaciones científicas indican un máximo de unos 300 semanales

“Con satisfacción pero a la espera de más”. Así ha acogido Greenpeace las declaraciones del Ministro de Consumo, Alberto Garzón, alertando hoy sobre los riesgos del consumo excesivo de carne para la salud humana y la del planeta. Bajo el lema #MenosCarneMásVida, se hacía esta mañana Garzón eco de las demandas de la comunidad científica y organismos internacionales, que alertan del enorme impacto ambiental y sanitario de la ganadería y, muy en particular, de la ganadería industrial.

Desde Greenpeace llevamos ya varios años alertando de los problemas de la producción industrial de carne y otros derivados animales y de su consumo excesivo, en particular en España, ya que encabezamos el consumo en Europa. Cada persona en España consume unos 275 gramos de carne al día cuando las recomendaciones científicas para una dieta sana y sostenible indican un máximo de unos 300 gramos a la semana. Por este motivo, celebramos el paso que da hoy el Ministerio de Consumo, ya que es fundamental poner en marcha campañas de información y sensibilización a la ciudadanía, pero es mucho más importante adoptar otras medidas más contundentes.

Por eso, desde Greenpeace pedimos que el Ministerio de Consumo actúe de forma conjunta, tanto con el Ministerio de Sanidad como con el de Agricultura y el de Transición Ecológica, para lograr una reducción efectiva y rápida del consumo de carne y frenar la expansión de la ganadería industrial. Es necesario:

  1. Establecer una moratoria inmediata a la ganadería industrial
  2. Desarrollar un plan de reducción de la cabaña ganadera en intensivo
  3. Apostar por una Política Agrícola Común (PAC) que apoye la producción ecológica de pequeña escala
  4. Establecer criterios de reducción del consumo de carne y otros derivados animales en la compra pública y de apoyo a los productos provenientes de la ganadería extensiva de base agroecológica 
  5. Acabar con las subvenciones a la publicidad y promoción de carne y lácteos
  6. Actualizar las guías nutricionales con las nuevas recomendaciones científicas, como las de la “dieta de salud planetaria”

“La reducción del consumo de carne empieza a dejar de ser tabú en España. Es la primera vez que un Ministerio se posiciona tan claramente a favor de la reducción del consumo de carne y por ello desde Greenpeace lo aplaudimos”, ha afirmado Luís Ferreirim, responsable de agricultura de Greenpeace España. “Lo que resulta inadmisible y paradójico es que, por un lado se pida a la gente que reduzca su consumo de carne y, por otro, se estén concediendo licencias para nuevas macrogranjas, al ritmo de 1,5 diarias”, concluye Ferreirim.

 





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.