agua – ES | Greenpeace España


El problema

La península ibérica ha sufrido episodios de sequía durante miles de años. Se trata de un fenómeno meteorológico habitual por nuestra situación geográfica. Sin embargo, la emergencia climática está agravando este proceso, ya que hace que los períodos sin precipitaciones sean cada vez más intensos y duraderos.

¡Súmate! Exijamos justicia ante la emergencia climática

A esto se une una pésima gestión de nuestros recursos hídricos. Estamos consumiendo una cantidad de agua muy superior a lo que podemos permitirnos como país mediterráneo. Y este consumo desmedido no se produce necesariamente en los hogares, sino en sectores como la agricultura y ganadería industriales.

Los enormes campos de cultivo intensivo que se extienden en algunas zonas del país utilizan y contaminan cantidades ingentes de agua. Es más, alrededor de muchos de ellos proliferan los pozos ilegales, con los que se sustrae agua de nuestros acuíferos. Algo parecido pasa con la ganadería industrial, cuya producción ingente de purines contamina las aguas cercanas, haciéndolas incluso peligrosas para el consumo humano. Y mención aparte merecen los absurdos proyectos de ocio como playas artificiales o campos de golf en zonas claramente afectadas por la escasez de agua.

La intensificación de los episodios de sequía son preocupantes por el impacto que tienen en nuestra economía y nuestra población. Sin embargo, no podemos olvidar el impacto que la escasez de agua tiene sobre nuestro medio ambiente, especialmente si tenemos en cuenta el creciente riesgo de desertificación al que nos expone el cambio climático.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.