Qué frutas y verduras comer en junio – Calendario de temporada


Junio es el mes en el que llega por fin el verano. Un mes en el que las frutas y verduras se renuevan casi por completo, con opciones mucho más frescas. Conozcamos a continuación, qué frutas y verduras comer en junio – Calendario de temporada.

Qué frutas y verduras comer en junio – Calendario de temporada

Que frutas y verduras comer en junio calendario de temporada junio

La cocina de junio descubre frutas y verduras ligeras con un elevado ratio nutricional para compensar las pérdidas de líquidos debidas al primer calor. Casi todas las verduras y frutas típicas de este período son de hecho ricas y frescas: tomates , lechugas , guisantes , calabacines o albaricoques , fresas , limones y los primeros melocotones .

Veamos a continuación, los listados de frutas y verduras que podemos comer en junio, aunque antes te dejamos este enlace en el que vas a poder consultar todo el calendario de temporada al completo.

Frutas qué comer en junio

Que frutas y verduras comer en junio calendario de temporada junio cerezas

  • Albaricoques
  • Plátanos
  • Cerezas
  • Fresas
  • Kiwi
  • Limones
  • Arándanos
  • Melocotones
  • Ciruelas

Verduras qué comer en junio

Que frutas y verduras comer en junio calendario de temporada junio haba

  • Acelga
  • Alcachofas
  • Zanahorias
  • Coles
  • Pepinos
  • Achicoria
  • Judías verdes
  • Habas
  • Lechuga
  • Berenjena
  • Patatas
  • Pimientos
  • Chícharos
  • Tomates
  • Rábanos
  • Ensalada de rúcula
  • Apio
  • Calabacín

De todas las frutas y verdura que podéis comer en junio, nada como conocer con más detalle las que os dejamos a continuación para de este modo descubriros todas sus propiedades y beneficios.

Calabacines

Las verduras de junio tienen excelentes propiedades para la salud y el bienestar. Por ejemplo, los calabacines tienen una ingesta baja en calorías de aproximadamente 8 kcal por 100 gramos; Además, el abundante contenido de agua (que llega al 94%) y sales minerales como hierro, calcio y fósforo, combinado con la escasez de grasas, que son prácticamente inexistentes, recomiendan su uso a quienes padecen problemas de peso.

Tomate

En cambio, el tomate , rico en betacaroteno, licopeno y vitamina C, es más eficaz contra el envejecimiento que cualquier medicamento, siendo el antioxidante por excelencia y combatiendo los radicales libres responsables del envejecimiento celular.

Habas

Las habas, grandes y carnosas, están cubiertas por dentro con un plumón blanco. Contienen semillas planas, irregulares y verdes.  Al ser una legumbre, es rica en proteínas: una ración de 250 g cubre el 20% del requerimiento diario. El contenido de vitamina B y vitamina C es muy interesante (esta última se pierde en la cocción). Extremadamente rico en minerales, incluido el selenio, también contiene varios grupos de polifenoles que, junto con todos los demás nutrientes, ayudan al drenaje de líquidos y mejoran la funcionalidad del tracto urinario.

Sin embargo, el consumo de habas puede causar serios problemas a quienes padecen favismo, similares a los síntomas de la anemia.

Limones y albaricoques

Entre las frutas de junio destacan los limones y los albaricoques . Es imposible resumir en pocas líneas las cualidades saludables de los limones: de hecho, el limón ejerce una acción alcalinizante y depurativa y, por tanto, es adecuado para quienes siguen una dieta especialmente rica en proteínas. También es un antiácido gástrico, favorece la digestión y tiene notables propiedades tónicas, refrescantes, antidiarreicas, diuréticas, antisépticas y bactericidas.

Los albaricoques en cambio son una buena fuente de minerales (potasio, hierro, cobre), de vitaminas B y C, pero especialmente de betacaroteno, un poderoso antioxidante esencial para la vista y la regeneración de los tejidos, particularmente el epitelial.

Cerezas

La cereza es una fruta originaria de Oriente Medio, que se ha adaptado muy bien al clima templado de algunas regiones italianas. Las variedades más dulces y jugosas son las más populares, pero también se encuentran con un sabor amargo y ácido, característico de las cerezas negras. Esta fruta de verano es rica en flavonoides y polifenoles, importantes antioxidantes. También tiene un buen contenido en fibra. Las calorías que aporta son pocas: una ración de 150 g aporta escasas 60 Kcal. Los contenidos de vitamina C, hierro y potasio son discretos.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.