Sevilla tras un año de pandemia: tímidos avances en sostenibilidad y muchos retos por delante – ES


  • Greenpeace ha evaluado las medidas de movilidad y alimentación implantadas a lo largo del pasado año durante el confinamiento y la desescalada
  • Sevilla no conserva ninguna de las calles que peatonalizó en días festivos, aunque está previsto consolidar algunas como la Avenida de la Cruz Roja
  • A pesar de reabrir mercados al aire libre y permitir el acceso a los huertos todavía falta mucho para fomentar los productos sostenibles de cercanía
  • La ciudad todavía tiene tareas pendientes en materia de movilidad y espacio público, espacio verde, alimentación y eficiencia energética

¿Cómo han evolucionado las ciudades en movilidad y alimentación tras un año de pandemia? Greenpeace ha respondido a esta pregunta en el análisis Ciudades en pandemia, un año después que presenta hoy. La organización califica este año de oportunidad perdida para mejorar las ciudades tras el confinamiento. En el caso de Sevilla, que es una de las analizadas, la ciudad no destaca positivamente en las medidas de movilidad o alimentación implementadas.

Dado que la movilidad ha sido la actividad más restringida por el coronavirus, y la alimentación un aspecto crucial para afrontar una pandemia mundial como la COVID-19, en este documento se analizan las medidas que cinco ciudades españolas han implementado durante el último año. La transformación de la ciudad de Sevilla podría haber sido más ambiciosa con respecto a la ampliación de espacios para el peatón, bicicleta y transporte público, y haciendo que los productos sostenibles de proximidad fueran mucho más accesibles para la población, fomentando además este tipo de agricultura sostenible de redes cortas.

En temas de movilidad, Sevilla apostó por peatonalizar calles en días festivos para aliviar la presión de las aceras y, aunque la medida no tuvo continuidad, sí se escogieron algunos tramos cuya peatonalización definitiva está en estudio.

“Si bien es cierto que el ayuntamiento ha aprobado recientemente un Plan de Movilidad Urbana Sostenible en el que han sido incorporadas propuestas realizadas por colectivos ciudadanos, como el desarrollo de líneas de Buses de Transporte Rápido, o la creación de supermanzanas en diferentes barrios de Sevilla, o la puesta en marcha de una zona de bajas emisiones en el Casco Histórico y Triana, Sevilla sigue teniendo una asignatura pendiente con la movilidad en el área metropolitana, afirma Luis Berraquero, Coordinador de Movilización de Greenpeace en Andalucía.

Con respecto a las medidas alimentarias, los servicios públicos se vieron desbordados por las necesidades de la población y fueron las redes de apoyo mútuo, puestas en marcha de forma auto-organizada por la población, las que cubrieron parte de la demanda social de productos de primera necesidad. Por otra parte, el ayuntamiento tuvo que contar con Cruz Roja para canalizar las tarjetas monedero que se distribuyeron a familias en situación de vulnerabilidad por los efectos de la pandemia o el estado de alarma. Los mercados de abastos permanecieron abiertos para entrega a domicilio aunque los mercados no sedentarios permanecieron cerrados hasta junio. Además, los huertos urbanos tuvieron un acceso muy limitado aunque se proporcionaron contenidos y herramientas online que fomentaban los huertos y la agroecología.

Evaluación por orden alfabético de 1) Espacios públicos; 2) Bicicleta; 3) Transporte público; 4) Acceso productos; 5) Ayudas alimentarias

Por otro lado, Sevilla tiene además mucho que avanzar en materia energética y de espacio verde. Si bien esos puntos no han sido foco del informe presentado hoy, Greenpeace ha hecho llegar propuestas en estas materias al consistorio a través de escritos y reuniones.

“Sevilla debe ser un ejemplo y mejorar en la ampliación de espacios públicos y reducción del uso del vehículo privado, transitar hacia un sistema alimentario ecológico y de proximidad, ampliar los espacios verdes y de refresco en la ciudad y avanzar en materia de eficiencia energética si de verdad quiere hacer frente a la emergencia climática”, ha declarado Alba García, Responsable de la campaña de Ciudades de Greenpeace.

Transformar las ciudades y convertirlas en espacios más sanos, seguros y sostenibles es uno de los grandes retos de la humanidad este siglo. En el contexto de emergencia climática y sanitaria actual, es fundamental que las ciudades de todo el país se conviertan definitivamente en ejemplos a seguir en materia de progreso, equidad y sostenibilidad. Las ciudades deben ser transformadas a través de políticas públicas en ciudades sostenibles para las personas. De lo contrario, no será posible transitar hacia modelos más sostenibles y resilientes frente a nuevas amenazas propias de la actual crisis climática, sanitaria y socioeconómica.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.