Qué frutas y verduras comer en febrero – Calendario de temporada


Febrero es un mes en el que todavía hace frío, pero de alguna manera comienzan a surgir los primeros rayos de sol que avanzan la primavera. Conoce ahora, qué frutas y verduras comer en febrero – Calendario de temporada.

Qué frutas y verduras comer en febrero – Calendario de temporada

Que frutas y verduras comer en febrero calendario de temporada

La mesa se llena de las principales hortalizas de raíz para elaborar platos calientes en febrero, un mes en que también se le da prioridad a muchas frutas que tienen vitamina C, dado que estas son las mejores frente a los resfriado.

Antes de ver las frutas y verduras de febrero, te dejamos este enlace en el que vas a poder consultar todo el calendario de temporada al completo.

Frutas que comer en febrero

Que frutas y verduras comer en febrero calendario de temporada pera

  • Pera
  • Mandarinas
  • Naranja
  • Clementina
  • Limones
  • Kiwi
  • Calabaza

Verduras que comer en febrero

Que frutas y verduras comer en febrero calendario de temporada zanahorias

  • Zanahorias
  • Coles de Bruselas
  • Chirivías
  • Repollo
  • Col
  • Coliflor
  • Col rizada
  • Puerros

Dentro de las listas de frutas y verduras que comer en febrero que os hemos enumerado, queremos resaltar además estas con más detalle dado que destacan debido a sus propiedades:

Clementina

Esta pequeña vitamina C concentrada, como la mandarina y los cítricos en general, ayuda a mantener la forma durante todo el invierno.

Granada

Con sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, la granada protege muchas enfermedades y refuerza el sistema inmunológico.

Kiwi

gran ganador de la ingesta de vitamina C, esta fruta de temporada tiene excelentes valores nutricionales. La convierten en la fruta perfecta para acompañarte durante todo el invierno.

Lichi

Rico en vitaminas y minerales. Esta pequeña fruta jugosa contribuye al bienestar intestinal y facilita la digestión.

Naranjas

Principal fuente de antioxidantes y vitaminas, esta fruta cítrica combate eficazmente el cansancio y aleja las infecciones.

Manzana

Excelente para prevenir los efectos del envejecimiento. La manzana contiene muchos antioxidantes que favorecen la regeneración celular.

Zanahoria

Parece que comer zanahorias te hace adorable. Es sobre todo una excelente fuente de antioxidantes y vitaminas A. Es perfecta para frenar el envejecimiento de las células y superar muchos problemas de la piel.

Col

Col blanca, la col rizada, las coles de Bruselas, la lombarda o las verduras son todas ricas en fibra y vitamina C. Contribuirán a estimular el intestino y el sistema inmunológico.

Apio

Fuente de calcio y vitamina C. El apio está invitado en nuestros platos de invierno para aportar energía y vitalidad.

Endibia

Alta en fibra, endibia (o achicoria para los yanquis) es perfecta para regular el apetito.

Puerro

Esta verdura de invierno, caliente o fría, está repleta de vitamina C. De esta manera estimula la absorción de hierro y mejora el sistema inmunológico.

Repollo

El repollo pertenece a la familia de las crucíferas . Nos llega de Europa occidental. Es una verdura de invierno : se consume principalmente entre octubre y marzo, aunque algunas variedades se pueden cultivar durante todo el año. Hoy en día, existen cientos de especies de repollo de varios cruces. Lleno de vitaminas A y C, comemos el repollo crudo o cocido . Puedes incorporarlo a una sopa o una olla, rellenarlo o simplemente cocinarlo al vapor.

Calabaza

Muy rica en agua, contiene pro vitamina A [o betacaroteno], pero también vitamina C, B9, manganeso o potasio. Se consume tanto salado como dulce durante todo el invierno, y los antioxidantes que contiene te ayudarán a prevenir muchas enfermedades.

Puerro

Comido blanco o verde. Los puerros están llenos de minerales y vitaminas [B9, B6, C]. Te ayudará a eliminar gracias al ácido oxálico que contiene, y regulará tu sistema digestivo gracias a su alto contenido en fibra soluble

Chirivía

Prima de la zanahoria, contiene 2 veces más carbohidratos que esta última. Ligeramente dulce, contribuye a la diversidad dietética. Se consume en puré, sopa o gratinada. Es fuente de fibra y vitamina B9.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.