Greenpeace y Ecologistas en Acción rechazan cualquier pretensión de retrasar el cierre de la térmica de Carboneras (Almería) – ES


  • La CNMC debe exigir una revisión de la planificación energética para garantizar un cierre del carbón compatible con la estabilidad de la red en las fechas previstas

  • Las organizaciones recuerdan que la térmica de Carboneras ha sido durante tres décadas la mayor fábrica de cambio climático de Andalucía y pertenece a un modelo energético obsoleto, dañino y agotado

Greenpeace y Ecologistas en Acción califican de “inaceptable” la reciente petición de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) al Ministerio de Transición Ecológica para que Endesa mantenga operativa la central térmica Litoral, situada en Carboneras (Almería), ante lo que el organismo denomina “fiebre renovable”. 

Las organizaciones ecologistas muestran su preocupación ante esta demanda y señalan que la CNMC debería exigir una revisión de la planificación energética para garantizar que el cierre total del carbón se ejecute en las fechas previstas (así como el abandono progresivo del gas que habrá de venir) y se lleve a cabo de manera compatible con la estabilidad de la red. Esto implicaría subastar otro tipo de centrales renovables gestionables (no solo fotovoltaica y eólica, como en la última subasta) para las zonas en que se necesite, como podría ser el caso del área de servicio de Carboneras, además de impulsar el resto de medidas para la transición hacia redes inteligentes con gestión de la demanda y el almacenamiento que eventualmente se necesite. 

Es absolutamente inadmisible que, en pleno debate sobre la recuperación económica y la transición energética, la CNMC pretenda retrasar el cierre del carbón y obstaculizar la tan necesaria penetración de las renovables. Pretender mantener una térmica de carbón como forma de dar estabilidad a la red es matar moscas a cañonazos, puesto que hay soluciones mucho más sostenibles y económicas”, ha señalado José Luis García, coordinador del Área de Energía de Greenpeace: “La térmica de Carboneras ha sido durante tres décadas la mayor fábrica de cambio climático de Andalucía y pertenece a un modelo energético obsoleto y agotado”.

“El Instituto para la Transición Justa no debe permitir la continuidad de esta fábrica de CO2 y de agresiones a la salud y al medio ambiente”, ha señalado Daniel López Marijuán, responsable del área de Energía, Residuos y Cambio Climático de Ecologistas en Acción en Andalucía: “Endesa ha de hacer frente a su responsabilidad ambiental por el pasivo dejado tanto en la atmósfera (emisiones de partículas, NOx, SO2 …) como en el mar (tomas de agua para refrigeración arrasando el plancton, descargas térmicas), dando paso a proyectos eólicos y fotovoltaicos sostenibles, que generen puestos de trabajo de calidad y que cumplan los objetivos proclamados de recuperación, transformación y resiliencia”.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.