En el Día de la Tierra, desde la España vaciada:  ¡Mundos rurales vivos! – ES


Hoy, Día de la Tierra, estamos entre Madrid (centro de toma de decisiones) y Castejón del Campo, un pequeño pueblo soriano de la Comarca de Campo de Gómara, en el que viven 15 personas.  Como tiene una densidad de población de tan sólo 6,99 ha/km2, es una de las zonas de la llamada Laponia española

El éxodo rural ha tenido consecuencias también para el medio ambiente.

Son pocas personas y sufren el abandono institucional de la llamada España vaciada con recortes de derechos fundamentales en sanidad, educación, infraestructuras, transporte etc. “Ser poco/as, no resta derechos”, como bien dicen los movimientos. Y es que si bien es un porcentaje bajo de población, es fundamental para la protección de nuestro medio rural, de nuestro medio ambiente, para la lucha contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad. 

Hay que garantizar calidad de vida y los servicios esenciales para que la población rural pueda ejercer el papel clave de protección de los ecosistemas.

Por eso, qué mejor sitio para hablar de la importancia de lo rural que desde un pueblo luchador como Castejón. La importancia del medio rural es clara, y desde Greenpeace hemos querido exponerlo con un estudio titulado El papel clave de la España rural frente a la emergencia climática y la pérdida de biodiversidad donde hemos analizado el uso del suelo a lo largo de los 505.000 km2 del territorio español y de sus 8.115 municipios cuantificando la provisión de servicios ambientales que presta el territorio a la sociedad.

¿Por qué el medio rural es clave para solventar la crisis ecológica?

Los pueblos ayudan a frenar el cambio climático un 34% más que las ciudades y contribuyen 20 veces más a la conservación de la biodiversidad. El medio rural por tanto, es clave para solventar la emergencia climática y la crisis de biodiversidad.

¿Por qué el ser humano del medio rural es importante para solucionar la crisis ecológica? Todas las actuaciones en el medio rural (políticas, planes, programas, etc) tendrán un impacto. Pueden ayudar o empeorar la emergencia climática, así como a la vida de la población rural. Es decir: 

  • Si se conserva o gestionan los ecosistemas de forma sostenible, se contribuye a   mitigar el cambio climático a reducir sus impactos y vulnerabilidad de la población. Se promueven cambios que dinamizan a la  población y no ponen en riesgo la salud de los ecosistemas sino los revalorizan y protegen en un contexto de cambio climático.
  • Si se instalan falsas soluciones que ponen en peligro ecosistemas como macrogranjas o se contamina el agua potable, se agrava el cambio climático  con un agravamiento de sus impactos y por tanto con un aumento de la vulnerabilidad de la población. Además, pierden su calidad y modos de vida y es obligada a irse a las grandes urbes. 
Acción por un mundo rural vivo en Castejón del Campo, Soria. FOTO: Pablo Blázquez Domínguez
Acción por un mundo rural vivo en Castejón del Campo, Soria. FOTO: Pablo Blázquez Domínguez
Contaminación del agua disfrazada de empleo

Por tanto, el reto demográfico es también una cuestión ambiental. A falta de oportunidades y de futuro de calidad, nuestro medio rural se degrada social, económicamente y ambientalmente, y llegan iniciativas y proyectos disfrazados de empleo cuando en realidad son falsas soluciones (macrogranjas, proyectos mega-urbanizaciones, cementerios nucleares) que contaminan nuestras aguas y expulsan a la población. 

Castejón sin ir más lejos tiene a tan solo 15 km del mega proyecto de macrogranja para 23.520 animales en Noviercas. Sería la más grande de Europa y pertenecería a la misma empresa Valle de Odieta S.L de la macrogranja en Caparroso (Navarra), que acumula once procedimientos sancionadores por infracciones medioambientales relacionados con vertidos de purines que contaminan el agua potable. Ya hemos alcanzado más de 100.000 firmas para decir ¡Macrogranjas NO!. Una de las falsas soluciones que destruyen y amenazan nuestros pueblos.

La dinamización del medio rural tiene que tener la crisis ecológica como eje transversal. Combinando la gestión/conservación de ecosistemas con la dinamización y transición ecológica del sector primario. El desarrollo rural es y debe ser una oportunidad para el cambio de modelo, para la transición ecológica

Desde Greenpeace demandamos que la Estrategia Nacional actualmente en elaboración, incorpore de manera transversal el enfoque de crisis ecológica, incluyendo los retos de la emergencia climática y la crisis de biodiversidad.

Para ello se hace imprescindible que los fondos de recuperación prioricen la dotación presupuestaria de la Ley 45/2007 de desarrollo sostenible del medio rural para que tenga una implementación real y efectiva. 

En el Día de la Tierra y desde el pueblo Castejón del Campo decimos: 

Ante la emergencia ambiental ¡Un mundo rural vivo!

Descubre mucho más en este especial ‘EN PROFUNDIDAD’:
Salvar el planeta desde la España vaciada

Acción por un mundo rural vivo en Castejón del Campo, Soria. FOTO: Pablo Blázquez Domínguez
Acción por un mundo rural vivo en Castejón del Campo, Soria. FOTO: Pablo Blázquez Domínguez

Mónica Parrilla - autor del blog.

Mónica Parrilla

Ingeniera Técnica Forestal por ETS Ingenierías Agrarias de Palencia (Universidad de Valladolid). Máster en Gestión de Residuos (Instituto de Investigaciones Ecológicas). Agente de Igualdad (UNED). Actualmente, Responsable de la campaña de Incendios Forestales e integrante del Equipo de Género de Greenpeace España. Twitter: @MonicaParrill

24
posts



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.