No te hagas más líos con la economía circular – ES


Últimamente se empieza a pronunciar y a oír mucho la expresión “Economía circular”. Vaya, no es algo que oigas en la calle, pero posiblemente hayas oído o visto a más de una empresa usar este término “innovador” y también al Gobierno. Y ¿qué es esto?, pues no es una monedita dando vueltas, no. La Economía Circular busca ser una economía sostenible.

Allá por 1980, se comenzó a usar la expresión “economía circular”. Se usó para definir un cambio de la economía que se conocía hasta aquel momento; la economía lineal. Esta se basaba en  el usar y tirar, que necesita de grandes cantidades de energía y materiales baratos y de fácil acceso. El cambio de modelo pasaba por un sistema que implicaba “reducir, reusar y reciclar” para funcionar igual que la naturaleza y usar los productos existentes todas las veces que fuera posible para crear un valor añadido. De esta forma, el ciclo de vida de los productos se extendía. De esto hace 41 años.

La Economía Circular surgió como solución ya que estábamos acabando con los recursos naturales del planeta debido a nuestro modelo de consumo. Sin embargo lamento decir que a pesar de haber pasado 41 años no lo hemos conseguido. Las cifras nos lo dejan claro: 

  • La Humanidad necesita 1,7 planetas para satisfacer su ritmo actual de consumo
  • Solo se reciclan el 9% de los plásticos a nivel mundial. En España el 27%
  • En España solo reciclamos el 10% de la ropa, además de que la tiramos casi nueva “la usamos la mitad de tiempo que hace sólo 10 años”. Deberíamos reciclar por ley el 50%. 
  • La esperanza de vida media de un objeto tecnológico es de 2 años y después es casi imposible repararlo. 
  • Reparar, reutilizar, rellenar, intercambiar, etc, son hoy por hoy tareas para valientes.

¿Y por qué no lo hemos conseguido? Principalmente porque nos hemos enrocado en sólo una alternativa, el reciclaje, y este en sí mismo y por si mismo, NO funciona. Llevamos 40 años basándonos principalmente en una alternativa que en realidad es economía lineal; “Compro una botella de plástico, la tengo minutos en mis manos, y luego la tiro”, esto NO es economía circular es el apogeo del “usar y tirar”.

Reciclaje, falsa economía circular

El reciclaje es la falsa economía circular. El problema, es que la industria con el apoyo de los Gobiernos han acabado banalizando el término y apoyando cualquier cosa como economía circular. Es increíble que las industrias que han sido y son capaces de crear inventos inimaginables, sean incapaces de fomentar otras alternativas. Lo fácil es quedarse anclados en el reciclaje, ¿por qué? Pues vaya usted a saber, pero porque es fácil y es lo que se ha promocionado también desde los gobiernos. Seguimos en un modelo economía que se basa en el modelo de usar y tirar, aunque esté pintado en verde.

Simplificando, una botella que dice “fabricada con plástico reciclado” no es verdadera economía circular ya que parte está hecha con reciclado y parte necesita de nueva materia prima virgen. Un bolso o camiseta hecho con restos de botellas de plástico no es verdadera economía circular, porque ha necesitado de materias primas nuevas para fabricarse. Además las microfibras durante el proceso de lavado van a volver al mar igual que las recogieron para hacer esa camiseta. Una pajita de papel, es de usar y tirar, por muy reciclado que sea el papel. Una bolsa compostable, casi siempre tiene un pequeño porcentaje de plásticos o microplásticos (por los tintes) y si solo fueran de fécula de patata o arroz (que es muy difícil), se tira el 80% de la patata y solo usa la fécula, por lo que habría que plantar nuevos campos inmensos de vegetales para uso industrial, y volvemos a un usar y tirar, no solo con la bolsa sino con alimentos. O esos establecimientos que te venden un envase (de plástico) como reutilizable, pero para que lo reutilices en tu casa, y no en su tienda, donde tienes que adquirir un nuevo envase cada vez que quieres ese producto. Esto no es economía circular, por muy verde que lo pinten o por muchas veces que aparezca la palabra reciclado.

La verdadera economía circular sería no cerrar nunca el círculo y por tanto reducir los residuos y basuras al mínimo. Lo ideal es que un producto nunca llegue al final de su vida y se mantenga dentro de la economía siempre que sea posible, creando así un valor adicional y una larga vida útil.

¿Entonces qué SÍ es Economía Circular?

Pues que la botella de plástico no existiera y fuera de otro material que me permita rellenarla ¡Voilá! Se usa energía y materia prima una vez para fabricarla y transportarla y se puede usar muchas veces, porque se rellena. En el caso del bolso o la camiseta ¿qué te parecería si ese bolso o camiseta en vez de nuevo con materiales innombrables y procedentes del mar, resulta que lo pudieras reparar, modificar o intercambiar en la propia tienda dónde lo compraste? Pues esto sí volvería a ser una nueva economía circular. Una pajita de metal es economía circular, porque tiene mil zumos y batidos. Además estaría el envase que tu llevas a la tienda y lo rellenas con su producto, esto todas las veces que vayas a comprar. Otro ejemplo es la bolsa de tela, el carro de la compra, la mochila o el capazo. Y el móvil, o la lavadora que puedes llevar a reparar y solo cambiar una pieza dándole una vida mayor al producto en sí.

La Economía Circular es fomentar la reparación, el rellenado, la segunda mano, el intercambio. En la actualidad pocas empresas hacen esto, pero las hay. Hay bancos de intercambio de herramientas, están los Fab Labs dónde se intercambia conocimiento y se reparan utensilios, hay tiendas de reparación de electrodomésticos, hay zapateros o zapateras, gente que repara ropa, empresas que intercambian ropa, es decir el modelo está ahí fuera: solo hay que promocionarlo y usarlo.

Sin embargo el Gobierno en su estrategia de Economía Circular se sigue basando en el reciclaje, aunque algo hablan de reducir y reusar, poco es para el estado del planeta. Como parte positiva han establecido un etiquetado para que sepas la reparabilidad de un producto electrónico. Sin embargo, las empresas siguen a la cola de la Economía Circular, por muy verde que lo dibujen.

Y mientras tanto, ¿qué hago yo? Busca y rebusca las alternativas. Escribe a las empresas o tiendas y demanda un cambio de modelo. Porque el planeta lo necesita. 🙂

Celia Ojeda - autor del blog.

Celia Ojeda

Doctora en Biología por la Universidad de Alicante y Licenciada en Ciencias Ambientales por la Universidad Europea de Madrid. Liderando el Proyecto de Ciudades Sostenibles y trabajando en consumo sostenible. Twitter: @celia_ojeda LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/celiaojeda/

17
posts



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.